(Español) Emirates Airlines gasta 500 millones de dólares en crear un ‘Fort Knox’ del vino

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Emirates Airlines gasta 500 millones de dólares en crear un ‘Fort Knox’ del vino

Ya os comentamos en un artículo anterior la política de esta aerolínea para adquirir vinos de lujo. Lo que ha conseguido es ser la aerolínea que ofrece la gama de vinos de lujo más importante en estos momentos.

Y es que casi cualquier día y en cualquier del vuelo de Emirates, se puede pedir una copa de Dom Pérignon. Si vuelas en primera clase puedes encontrar un Premier Grand Cru Classé de Château Figeac, un tinto de alta calificación en la región de Saint-Émilion de Burdeos. Y si tienes mucha suerte, puedes pedir un Sauterne 2005 de Château d’Yquem, la primera bodega de primer crecimiento que era la favorita de Thomas Jefferson y ahora es propiedad de LVMH.

Desde que la aerolínea con sede en Dubai comenzó su programa de vino hace 12 años, ha gastado más de 500 millones de dólares para desarrollar la mejor lista de vinos en el cielo. Un Fort Knox del mundo del vino.

Joost Heymeijer, vicepresidente senior que dirige el servicio de catering en línea de Emirates, dice que en cualquier momento la aerolínea está ofreciendo alrededor de 70 diferentes tipos de vino a través de su red. La lista es fluida, basada en la trayectoria del vuelo. Durante un período de 12 meses, más de 300 cosechas serán servidas, y es esta amplitud que Mark Oldman, autor de Cómo beber vino como un multimillonario, encuentra más impresionante. “Rotar los vinos de esa manera es la parte más intensiva en mano de obra”, dijo Oldman.

Para ello la aerolínea posee un grupo indeterminado de almacenes en Borgoña, Francia. Muchos de los vinos servidos en un vuelo de Emirates fueron comprados hace años, y se almacenan hasta que estén listos para servir.

“Si tienes una visión de las bodegas de piedra caliza con telarañas, siento decepcionarte”, dice Heymeijer. “La nuestra es más de una instalación de estilo Fort Knox”.

Es un lugar moderno, controlado por la temperatura y privado de luz, que almacena 3,75 millones de botellas de vino en su embalaje original, en cajas y pales. La empresa eligió Borgoña por la simple razón de que los puertos están a unas horas al sur con contenedores con temperatura controlada donde las botellas pueden ser enviadas al destino preferido.

Lo que el dinero no puede obtener

La mayoría de las aerolíneas emplean un consultor de vinos que utilizará un número calculado por el equipo de finanzas para elaborar una lista de 20 vinos que están disponibles tanto en el mercado como en el volumen requerido. Tim Clark, el presidente de Emirates, quería que su lista de vinos fuera un diferenciador. Así que la aerolínea tomó la decisión de asociarse con MMI y comprar lo más directamente posible de los comerciantes y viñedos y en cantidades más pequeñas, si fuera necesario – 10.000 paquetes de botellas en lugar de los típicos 24.000 o 48.000.

El reto más difícil para Emirates, al principio, fue conseguir credibilidad en estas regiones productoras de vino. A pesar de que la aerolínea consideraba que su primera clase era la audiencia correcta, todavía tenía que demostrar que trataría el vino de una manera que los viticultores franceses de la vieja escuela apreciarían.

“Las condiciones dentro de nuestro avión son las mismas que si estuviera en una montaña en los Alpes suizos”, dijo Tim Clark. “Si estuvieras en un restaurante en los Alpes, no estarías preguntando a un sommelier sobre la altitud”

Compra temprano, compra inteligente

“No van detrás de casas con producciones microscópicas”, dijo Oldman. “Simplemente no tendría sentido”. El Domaine de la Romanée-Conti, por ejemplo, sólo hace 450 casos al año. Pero otros castillos, incluyendo Smith Haute Lafitte, Latour, Haut-Brion y Mouton-Rothschild, hacen sus vinos en cantidades mucho más grandes.

 

Leave a Reply