Hablando de vinos y uvas: ‘La Garnacha’ (17)

racimo-garnacha-642x300

Aunque hay muchos tipos de uvas denominadas Garnacha, al habla de esta varietal sin ‘apellidos’, nos vamos a referir a la uva o varietal tinta. Esta variedad posee diversos sinónimos en función de la zona donde se cultive: Grenache, Garnacha Noir, Garnacha Tinta, Garnatxa, Lladoner, Tinto Aragonés, Cannonau, Alicante, Granaccia o Tocai Rosso.

La Garnacha es una varietal que se ha producido tradicionalmente e cuatro países como son España, Francia, Estados Unidos y Australia, con sus propias peculiaridades, pero todas ellas tintas. Pero es una uva que da mucho juego en el viñedo y en la bodega a la hora de elaborar vinos monovarietales pero sobre todo en coupage, con lo cual se ha extendido su cultivo por todo el mundo.

Grenache es el nombre en francés que alcanza mayor difusión internacional y se cree que el origen de esta uva está en Cerdeñoa de donde la sacaron los aragoneses cuando estuvieron en la isla en el siglo XIV.

En Francia, la Garnacha es el varietal más plantada en el sur del Valle del Ródano y la Provenza y el Languedoc-Rosellón. Es una uva que se encuentra muy vinculada en su cultivo a la Syrah y a la Monastrell en el clásico Blend sur Rhône (sobre todo en los vinos de Cotes du Rhone). También es laa principal variedad de uva en Chateauneuf-du-Pape.

La versatilidad de la Garnacha ofrece a los enólogos muchas posibilidades en la bodega. Rosado a base de Garnacha es uno de los estilos de vino firma del sur de Francia. La variedad es común en Côtes de Provence vinos junto con Cinsaut y Mourvedre. Pero también hay Garnacha en vinos dulces, cerca de la frontera con España, los vinos dulces de Banyuls.

En España, Garnacha es la segunda variedad de uva de vino tinto más plantada, sólo superado por su compañero de fusión moderna Tempranillo. Se cultiva en casi todas las áreas de España, pero sobre todo en el norte y el este, componente clave en los prestigiosos vinos de Priorat. La llegada de la plaga de la filoxera a las vides en la Península Ibérica en el siglo XIX trajo beneficios inesperados para la Garnacha; como fueron devastadas las vides autóctonas (Rioja fue particularmente muy afectada) fue la robustez de la Garnacha lo que repuso muchos viñedos y ayudó a revitalizar la industria del vino.

Países que surgen como productores de vino como China, México o Israel, están cultivando esta variedad de uva en todas partes.

La Garnacha es una enredadera vigorosa y robusta con un fuerte marco de madera que es resistente al viento y a la sequía, por lo que es adecuado para su uso en climas áridos como California o Australia del Sur. Debido a que a menudo se cultiva en ambientes calurosos, los niveles de alcohol de los vinos a base de Garnacha pueden ser muy altos, a menudo superando el 15º. Algunos enólogos australianos usan Garnacha como base para fortificados, vinos de estilo Oporto, pero su uso más común en el país está en la mezcla Garnacha – Shiraz – Mourvedre.

Su acidez y tanicidad varían en función de los niveles de crecimiento y condiciones del cultivo, pero tienden hacia el final medio-bajo del espectro. Sin embargo, la vid de Garnacha de mucha edad cultivada en pizarra o piedra, como en el Priorat y Chateauneuf-du-Pape, puede producir vinos profundamente concentrados capaces de envejecimiento durante muchas décadas.

Producido como varietal vino, Garnacha exhibe ricos, sabores de bayas picantes, especialmente frambuesa.

 

 

Deja un comentario