Ribera del Duero cierra una cosecha de excepcional calidad y sanidad

Ribera del Duero cierra una cosecha de excepcional calidad y sanidad

Ribera del Duero cierra una cosecha de excepcional calidad y sanidad

Ribera del Duero cierra una cosecha de excepcional calidad y sanidad, es si, marcada por las malas condiciones climatológicas. En total se han recogido 55 millones de kilos de uva de excelente estado sanitario y de altísima calidad, gracias a los rigurosos controles de calidad de la DO. Se trata de una vendimia que recuerda a la de 2005, con una sanidad inmaculada principalmente con motivo de la ausencia de lluvias​

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero cierra la vendimia 2017, que este año ha tenido lugar del 8 de septiembre al 20 de octubre, con un total de 55 millones de kilogramos de uva recogidos, de los cuales el 98% pertenece a la variedad tempranillo. Un total de 8.224 viticultores y 315 bodegas han participado en la cosecha de las 22.530 hectáreas inscritas en la DO, una vendimia marcada por la climatología y la sequía que afectó a todo el país.

La vendimia de este año ha dejado una producción de uva de excelente calidad, con una sanidad inmaculada, que recuerda a la cosecha 2005. Es un fruto que dará lugar a grandes vinos de guarda.

La vendimia 2017 ha estado marcada por una climatología extrema, que ha acompañado durante buena parte del ciclo. El episodio climatológico más destacado fue la helada que se produjo en la noche del 27 al 28 de abril con la entrada de una masa de aire frío en el territorio de la Denominación de Origen, lo que significó más de siete horas con temperaturas por debajo de los cero grados y picos negativos de hasta -6ºC. Esta helada tuvo consecuencias desiguales en el total del viñedo de Ribera del Duero, dependiendo de la situación de las viñas.

La otra característica climatológica que ha marcado la vendimia 2017 de la DO ha sido la sequía, ya que durante el ciclo han caído aproximadamente 250 milímetros de lluvia cuando son esperables 450.

La buena preparación y el impecable cuidado y mantenimiento del viñedo por parte de los viticultores de la Ribera ha sido fundamental para prevenir posibles enfermedades y garantizar la evolución favorable del ciclo de maduración de la uva.

Deja un comentario