Viticultores chilenos y argentinos confirman reducción en el volúmen elaborado debido al mal tiempo

Viticultores chilenos y argentinos confirman reducción en el volúmen elaborado debido al mal tiempo

Mendoza en Argentina

Viticultores chilenos y argentinos confirman reducción en el volúmen elaborado debido al mal tiempo

Viticultores chilenos y argentinos confirman reducción en el volúmen elaborado debido al mal tiempo que se ha producido en este año. Después de años de incesante lluvia, la temporada de crecimiento de 2017 en Argentina y Chile fue cálida y seca, lo que se tradujo en menores rendimientos, pero vino de alta calidad, según los enólogos.

Ambos lados de los Andes se vieron afectados en diversos grados por las condiciones más secas asociadas con La Niña, en oposición a la influencia más húmeda de El Niño con la que los países sudamericanos han estado luchando en los últimos años.

El clima más cálido y seco ha venido como un alivio para los productores argentinos, aunque heladas en primavera han reducido los rendimientos de muchos viñedos.

“Si 2016 no fue suficiente para ser la temporada de crecimiento más corta en los últimos 60 años, 2017 ha sido la segunda cosecha más corta, considerando los rendimientos principalmente en las denominaciones del Valle de Uco“, dijo la viticultora Susana Balbo. Agregó que una helada a finales de septiembre “afectó gravemente” a los Chardonnays porque estaban al comienzo del brote. Malbecs, aunque estaban latentes, también fueron afectados.

Los rendimientos en total han disminuido alrededor del 30% en comparación con un año normal en Mendoza, aunque muchos viticultores vieron esto como una buena noticia dado que la pasada edición de 2016 produjo sólo la mitad de los volúmenes normales. La calidad fue impulsada por el clima cálido, dijo Fernando Buscema, director técnico de Bodegas Caro : “Malbec se benefició enormemente de los días cálidos y secos después del verano, lo que le permitió alcanzar la expresión típica de los viñedos de altura de Mendoza”.

En Chile, los rendimientos también se redujeron, pero esta vez fue el calor el que impactó en los volúmenes en lugar de las heladas. La cosecha llegó un mes antes de lo habitual en muchas regiones, debido a las temperaturas abrasadoras y las condiciones de sequía.

Y algunas regiones chilenas fueron afectadas por los peores incendios forestales de la historia del país, particularmente Maule e Itata, trayendo consigo la amenaza de mancha de humo en los vinos. Afortunadamente el daño fue relativamente limitado, aunque en Escaleras de Empedrado, los incendios destruyeron más de 12 de los 62 acres de viñedos.

Deja un comentario