Cuando la sangría llega de lejos

Cuando la sangría llega de lejos

Cuando la sangría llega de lejos

Aunque a primeros del 2014 os comentábamos la exclusividad de denominar ‘sangríasolo a la que se elaborarse en España y Portugal tras una votación realizada en el Parlamento Europeo (en el resto de la UE, el término solo podrá usarse de complemento de la denominación “bebida aromatizada a base de vino”, seguida del país de origen), el hecho es que la ‘sangría’ ni española ni portuguesa se está haciendo un hueco en las mesas de los amantes del vino.

La verdad es que el sector de la sangría embotellada ha incrementado su cuota desde 2013. Eso ha hecho que países europeos y no europeos se lancen a este segmento. Los países productores no tradicionales, pero si emergentes, se han puesto manos a la obra. Globalmente, el primer semestre del 2016 ha duplicado a las cifras de todo el año 2010 por ejemplo.

Reál ($6.99 a 750ml), Lolailo ($5.99 a 750ml), Madria ($4.99 a 750-ml), Yago ($9 a 1.5l), Yellow Tail ($6.99 a 750ml) y Eppa ($13.99 a 750-ml). Son las 6 marcas más consumidas en el mundo con la ‘denominación de sangría. Tienen un crecimiento del 7,6% hasta 2,33 millones de cajas en el último año.
Sangrías españolas, pero australianas y estadounidenses están en este selecto grupo de las más vendidas. ¿Se está empleando la denominación ‘sangría’ por países no europeos para entrar en un segmento nuevo y en crecimiento? ¿Qué opina de esto la UE?
Un ejemplo es la Yellow Tail, sangría australiana que aumentó 32% a 250.000 cajas. También la norteamericana Eppa, la que más he crecido en el primer semestre de este año.
Cualquier español o portugués, que lleva media vida tomando la sangría como ‘Dios manda’, se cree que ahora medio mundo sabe hacer sangrías.

 

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.