Freixenet a punto de ser alemán

Freixenet a punto de ser alemán

Freixenet a punto de ser alemán

Freixenet a punto de ser alemán. El grupo Freixenet, el fabricante de burbujas más grande del mundo, con 130 millones de botellas enviadas al exterior cada año, decidió aceptar la oferta de Henkell, un homólogo alemán de 158 millones. El grupo del gigante Dr. Oekter, listo para hacerse con el 50,7% de las acciones. La primera oferta presentada por el Dr. Oekter para el 100% del grupo Sant Sadurni d’Anoia fue de 500 millones de euros, por lo que es fácil suponer que la operación se moverá en unos 250 millones de euros.

La decisión de tres hermanos Bonet Ferrer, y el vicepresidente de la familia Enrique Hevia, de la venta de sus participaciones, haría que el grupo Henkell controlase la empresa, mientras que el presidente de honor, José Ferrer, dueño del 42% de Freixenet, y el actual presidente, José Luis Bonet, han decidido no abandonarla, al menos por el momento.

Para el cierre, sin embargo, hay que esperar al menos hasta el 21 de diciembre, el día de las elecciones catalanas, después de lo cual, en un sentido u otro, habrá mayor claridad y estabilidad política.

Ya hubo rumores similares el año pasado, peor esta vez todo hace pensar que se van a concretar.

Deja un comentario