El Grupo La Rioja Alta, S.A. finaliza una vendimia precoz, muy corta y de magnífica calidad

El Grupo La Rioja Alta, S.A. finaliza una vendimia precoz, muy corta y de magnífica calidad

El Grupo La Rioja Alta, S.A. finaliza una vendimia precoz, muy corta y de magnífica calidad

El Grupo La Rioja Alta, S.A. finaliza una vendimia precoz, muy corta y de magnífica calidad.

Punto final a la vendimia 2017 para el grupo bodeguero La Rioja Alta, S.A. Una cosecha que será recordada por su notable adelanto respecto a años precedentes así como por su duración, una de las más rápidas de la historia reciente de las bodegas presididas por Guillermo de Aranzabal. Son los efectos -generalizados en muchas zonas vinícolas españolas- de la fuerte sequía padecida durante todo el año y de la dura helada que congeló el viñedo a finales de abril.

Sin embargo, el balance final realizado por La Rioja Alta, S.A. es muy positivo a pesar del notable descenso en la producción. La uva de sus fincas -todas en propiedad- fue cortada manualmente y seleccionada ópticamente mediante un escáner y se ha caracterizado por su sanidad, sus altos niveles de color y aroma y, especialmente, por su magnífico equilibrio.

En La Rioja Alta, S.A. (Haro – La Rioja) cabe destacar especialmente la gran calidad alcanzada por el Tempranillo y el Graciano de las fincas La Cuesta y Montecillo, ubicadas en Fuenmayor y Cenicero. Además, el enólogo Julio Sáenz también ha mostrado su gran satisfacción por la uva Garnacha procedente de la finca La Pedriza de Tudelilla, imprescindible para la elaboración del emblemático vino Viña Ardanza.

Donde esta vendimia ha sido especialmente positiva ha sido en Torre de Oña (Páganos – Álava). Incluso Sáenz considera que el viñedo de Rioja Alavesa ha ofrecido “la uva con la maduración más equilibrada de los últimos años” y señala incluso que “podemos estar ante de una de las mejores cosechas” en la bodega alavesa.

Por su parte, la bodega Áster (Anguix – Burgos) de Ribera del Duero también ha obtenido una uva Tinta del País de muy buena calidad y sanidad aunque, en este caso, la producción sí se ha visto fuertemente afectada por los rigores meteorológicos de este 2017.

En Lagar de Cervera, la vendimia de la uva Albariño concluyó el 22 de septiembre y los vinos ya han completado con éxito sus fermentaciones en la bodega de O Rosal (Pontevedra). En su balance final, el enólogo Ángel Suárez ha manifestado su alegría por haber superado con nota, en calidad y cantidad, un año muy exigente debido a la preocupante escasez hídrica en Rías Baixas.

Deja un comentario