Los tamaños de las botellas y los nombres de las mismas

tamaños de botellas

En este caso, el tamaño si que importa. Y es que no es lo mismo beberse una botella de vino estandar, de las de 0,75 cl a meterse alguna de litro y medio.

Muchas son las teorías de porque el tamaño generalizado se ha quedado en esta cantidad y no por ejemplo en un litro, que sería la medida más habitual.

Que si esa era la cantidad que se bebía una familia en una comida o cena, que si es la capacidad pulmonar de un adulto que podía soplar a la hora de hacer la botella en el soplado del vidrio’,…

Pero nosotros vamos a otra cosa hoy, como es el ver que nombres se le dan a las diferentes botellas de vino en función al tamaño de las mismas.

Media botella o botella normal, no hace falta que os las describamos. Pero a partir de aquí, la cosa se complica. Magnum, una medida muy estandarizada es una botella de 1,5L. A nosotros puede que sea la que más nos gusta, no solo por la cantidad, sino por el hecho de que creemos que es una buena medida de botella que permite que el vino evolucione dentro de ella de una forma más uniforme que si lo hace en una estandar, lo cual se traduce también en que pueda durar más tiempo.

Un detalle estás en los cuellos de las botellas. Las de 0,75 cl y las de 1,5L suelen tener e mismo, con lo cual la cantidad de aire que queda en la botella entre el líquido y el corcho es la misma,pero para repartir entre una doble cantidad de vino, con lo cual, el abrir un Magnum implica que hay que dejarlo que se abra para poder oxigenarlo bien y decantarlo. Sale el vino con mas esencias y sabores en el Magnum desde nuestro punto de vista.

Otra razón de que nos guste las botellas grandes es que aguantan mejor los cambios de temperatura ya que el vino tiene menos contacto con el cristal.

Muchos, entre los que nos encontramos, consideramos que el Magnum es el tamaño ideal de botella, sobre todo en vinos de vinos crianza, reserva y gran reserva, ya que incluso consiguen los mismos vinos mejores calificaciones en estos formatos.

Más grandes aun tenemos el Doble Mágnum de 3 litros, el Rehoboam de 4,5 litros o el Matusalén de 6 litros.

Ya en formato Super XXXL están el Salmanazar de 9 litros, Balthazar  de 12 litros, Nabuchodonosor de 15 litros y Melchior de 18 litros.

Nosotros os repetimos que nos gustan mucho los Magnum, pero hay que tener en cuenta que no todos los vinos están en esta medida.

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.