Pingus 1998

Estamos ante uno de los vinos que podemos decir claramente que no está al alcance de todas las bocas, no por ganas, sino por precio, el cual ronda los 700 euros la botella.

Este Pingus 1998 es un Ribera del Duero elaborado por Bodegas Pingus y que ha tenido el período en barrica en barricas de roble francés nuevo.

Estamos ante un vino pleno de sensaciones y con gran elegancia y sutileza representa las excelencias de los grandes vinos. Peter Sísseck es el artífice de esta joya vinícola que no puede expresarse bien las sensaciones que aporta por la complejidad que posee.

Nota de cata:

A la vista nos encontramos con un color rojo picota bien cubierto con tonos granate.

En nariz es un vino complejo, lo cual es normal dado el tiempo que ha pasado embotellado. Es además intenso con aromas de frutos muy bien madurados, excelentes maderas bien integradas integradas, balsámicos, notas de cacao y chocolate, minerales, regaliz, especias y ahumados.

En entrada en boca es un vino de extremada calidez que se muestra muy bien estructurado, amplio, sabroso, carnoso, fresco, goloso, gran equilibrio e intensas sensaciones en boca. Final largo, complejo y elegante.

Un vino perfecto podríamos decir.

Deseando catar Pingus 1999 y Pingus 1997, y entre las añadas siguientes el Pingus 2003 Pingus 2005 y Pingus 2006

6941_550

Estamos ante uno de los vinos que podemos decir claramente que no está al alcance de todas las bocas, no por ganas, sino por precio, el cual ronda los 700 euros la botella.

Este Pingus 1998 es un Ribera del Duero elaborado por Bodegas Pingus y que ha tenido el período en barrica en barricas de roble francés nuevo.

Estamos ante un vino pleno de sensaciones y con gran elegancia y sutileza representa las excelencias de los grandes vinos. Peter Sísseck es el artífice de esta joya vinícola que no puede expresarse bien las sensaciones que aporta por la complejidad que posee.

Nota de cata:

A la vista nos encontramos con un color rojo picota bien cubierto con tonos granate.

En nariz es un vino complejo, lo cual es normal dado el tiempo que ha pasado embotellado. Es además intenso con aromas de frutos muy bien madurados, excelentes maderas bien integradas integradas, balsámicos, notas de cacao y chocolate, minerales, regaliz, especias y ahumados.

En entrada en boca es un vino de extremada calidez que se muestra muy bien estructurado, amplio, sabroso, carnoso, fresco, goloso, gran equilibrio e intensas sensaciones en boca. Final largo, complejo y elegante.

Un vino perfecto podríamos decir.

6941_550

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.