Un sommelier dice que siempre hay que pedir el vino más barato en la carta de vinos de un restaurante

Un sommelier dice que siempre hay que pedir el vino más barato en la carta de vinos de un restaurante

Un sommelier dice que siempre hay que pedir el vino más barato en la carta de vinos de un restaurante

Un sommelier dice que siempre hay que pedir el vino más barato en la carta de vinos de un restaurante y lo razona de una forma que parece bastante plausible.

Mark Oldman, como indica en la web Independent que la mayoría de los comensales suelen pedir el segundo o tercer vino más barato de la carta, ya que le da vergüenza el pedir el más barato. Y eso es algo que los restaurantes y los especialistas en vino saben, con lo cual suelen situar en esa franja de precio vinos que les dejan más margen al restaurante con independencia de la calidad del vino en cuestión.

Para el restaurante es un negocio ya que sabe que el cliente se decantará mayoritariamente por un vino económico pero sin ser el más barato. Por eso pueden incluso poner mayor precio a un vino más barato para que quede en la segunda o tercera posición entre los más económicos y que sea el elegido. El restaurante sabe que esos vinos ‘se venden con mayor rapidez’. Por eso en ocasiones suelen ser vinos de los que posee un alto stockaje el restaurante y quiere deshacerse de ellos o, simplemente, que son los que más margen les da. Esto hace que este vino, sin ser el más barato, puede ser el peor de toda la carta.

Recomienda solamente escoger un vino que no sea el más barato de la carta, cuando vea la profesionalidad de la persona que le atienda en materia de vino y le asesore.

Otro de los consejos que Mark Oldman da es el de no recurrir a los vinos por copas. Considera que el precio de la primera copa suele, en muchos casos, cubrir el margen total de la botella, ya que los restaurantes cubren cuando menos de esta forma el que se abra la botella para tomar solo una copa y el resto haya que tirarlo.

Como conclusión indica que “cualquier chimpancé puede vender buenos vinos que cuestan una fortuna. Los sumilleres con talento son capaces de encontrar y vender delicias en la parte más baja de la lista de precios”.

Deja un comentario