Nuevo caso de estafa en el mundo del vino esta vez en Nueva Zelanda

Nuevo caso de estafa en el mundo del vino esta vez en Nueva Zelanda

Nuevo caso de estafa en el mundo del vino esta vez en Nueva Zelanda

Nuevo caso de estafa en el mundo del vino esta vez en Nueva Zelanda. En esta ocasión, Southern Boundary Wines Ltd, con sede en Waipara en Nueva Zelanda y tres de sus directores, se enfrentan a un total de 156 cargos de presunto fraude de vino, acusados ​​de vender decenas de miles de botellas en el extranjero con información falsa sobre la vendimia, la variedad y el origen.

Fundada a principios de los años 80 y posee cinco marcas de vino: Waipara Springs, Premo, Waipara Downs, Bascand y The Springs.

El caso fue presentado por el Ministerio de Industrias Primaria (MPI) y se cree que es el primer caso de este tipo en Nueva Zelanda, según informó StuffTambién es la primera vez que se han impuesto cargos bajo la Ley de Vinos de Nueva Zelanda.

Los tres directores de la bodega, incluyendo el gerente de viñedos y enólogo Scott Charles Berry, la enóloga Rebecca Junell Cope y el gerente de operaciones y exportación, Andrew Ronald Moore, estarían detrás del fraude.

La empresa y los tres sospechosos fueron acusados ​​en febrero, pero una orden de supresión provisional presentada por un juez evitó informar sobre el caso hasta este jueves (03/08/2017).

Se sospechaba que los sospechosos habían etiquetado erróneamente las cosechas y el origen de los vinos, mezclando vinos como de viñedos únicos, así como manipulación y destrucción de registros de vinificación. Se cree que las presuntas conductas se relacionan con Sauvignon Blanc y Pinot Noir de Waipara y Marlborough en 2012 y 2013.

Por ley, los productores están obligados a mantener los registros de producción, pero el MPI ha afirmado que algunos de los registros de Southern Boundary Wines fueron encontrados en un saco de basura.

La cantidad exacta de los vinos mal etiquetados sigue siendo desconocida, sin embargo, en un comunicado, los viticultores de Nueva Zelanda informan que «se cree que es una pequeña fracción de la cosecha nacional en cada uno de los dos años afectados».

Los vinos en cuestión no se vendieron en el mercado nacional, pero se habían exportado al Reino Unido, Japón, Fiji, Tailandia y Australia, según el informe.

«La industria vitivinícola de Nueva Zelanda es muy apreciada en todo el mundo y no podemos permitir que las supuestas acciones de una bodega dañen una reputación que todos hemos trabajado tan duro para construir», dijo en un comunicado Jeffrey Clarke, consejero delegado.

«Esto podría convertirse en una gran situación, especialmente en los mercados asiáticos, y los chinos en particular son muy sensibles a las etiquetas engañosas», indicó Dieter Adam, director ejecutivo de la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Nueva Zelanda.

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.