Un paseo por los vinos españoles en 2017

Un paseo por los vinos españoles en 2017

Un paseo por los vinos españoles en 2017, aunque se que me va a resultar imposible dejaros todas mis impresiones sobre los vinos catados, además de que seguro que se me quedan muchos en el tintero. Además prefiero hablaros de los vinos catados personalmente y no de los que hayan salido al mercado.

En lo que va de año, que ya queda nada para cerrarlo, comentaros que he catado alrededor de 1.200 vinos (españoles), alguno menos que años anteriores. He intentado probar de todo, aunque es muy difícil, pero a ‘groso modo’ deciros que un 65% de los vinos catados han sito tintos, un 25% blancos y un 10% restante entre vinos rosados, espumosos, dulces y fortificados.

Ha habido de todo. Vinos que nunca fallan, pero que quizá tampoco sorprenden demasiado. Vinos que su descubrimiento ha valido la pena y hay que poner en seguimiento para próximas añadas. Como no, también ha habido decepciones, vinos de los que esperaba grandes cosas pero se han quedado muy lejos de mis expectativas.

Os insisto que no he podido catar todos los vinos que me gustaría, pero espero que os sirva de orientación.

Por zonas

De determinadas zonas he podido catar bastantes vinos lo cual me permite una visión más amplia de la zona.

Un paseo por los vinos españoles en 2017

Si una zona en concreto me ha sorprendido para bien este año es la zona de Toro. Pocos, por no decir ninguno, de los vinos que he podido disfrutar de esta zona me han defraudado. Todos han conseguido llegar a un nivel de excelentes vinos desde mi punto de vista. Vinos como Almirez (en concreto Almirez 2013), Victorino o Románico de la bodega Teso La Monja (diferentes en su estilo pero todos de gran calidad), vinos elaborados por la bodega Dominio del Bendito, por bodegas Acontia, el vino Tritón elaborado por el Grupo Jorge Ordóñez o Quietud 2013 (con 30 meses de barrica) de Quinta la Quietud, son solo algunos vinos de esta zona que he podido catar y que me han encantado. En su conjunto puede ser la zona de España que más vinos puedo decir que han alcanzado un nivel excelente.

Un paseo por los vinos españoles en 2017

Otra zona de la cual he podido catar muchos vinos ha sido Rías Baixas. Sensaciones contrapuestas me ha dado este año esta zona de muy buenos vinos por un lado y no de tan buenos por otro. No hablaría de malos vinos, pero si de vinos que no alcanzaron mis expectativas. Excelentes como siempre los vinos Do Ferreiro, tanto el joven como el Cepas vellas o como el Rebisaca. Muy buenos los vinos de la zona de O Rosal, Santiago Ruiz sin duda, los vinos de Quinta de Couselo, Barbutin, Turonia o Quinta do Couselo. El vino Pazo de Seoane 2016. Todos ellos de una zona que, para mi gusto, se consolida cada día más dentro de esta denominación de origen. De otras zonas de esta DO destacaría La Trucha o Finca Garabelos, de adega Finca Garabelos. Mención merecida también entre los vinos destacados los elaborados por Forjas del Salnés. Por el lado negativo, muchos vinos de bodegas conocidas que o bien se han estancado y han perdido su chispa o bien se han vuelto vulgares. Cierto es que puede que mis expectativas fueran elevadas con respecto a ellos, pero el hecho es que, sin ser malos vinos, no me han convencido.

Un paseo por los vinos españoles en 2017

Una zona de la que he probado algunos vinos y que todos han estado a gran nivel también es de la zona del Ribeiro. Destacaría sobre todos vinos que se empiezan a hacer de forma diferente, con agricultura ecológica y biodinámica, dando blancos espectaculares y muy diferentes, con gran complejidad y llenos de matices para ser catados con calma. Los vinos de Adega Eloi Lorenzo son una clara muestra de vinos de gran calidad que se elaboran en esta zona.

Mismas sensaciones he tenido este año con zonas como la Ribeira Sacra o Valdeorras pero con diferentes vinos. Me han gustado bastante los tintos de la primera y los blancos de la segunda. No tanto sus hermanos de denominación, los tintos de Valdeorras, salvo excepciones, se me han quedado cortos de sensaciones. Lo mismo en los blancos de la Ribeira Sacra. Vinos Godellos de valdeorras como los de bodegas Avancia, los de Rafael Palacios o los de Telmo Rodríguez por ejemplo, merecen mención. Finca Millara, Dominio de Bibei o Adegas Guímaro, me han dejado unos tintos en Ribeira Sacra muy destacables.

La zona de el Bierzo me ha dejado grandes contrastes. Pequeños proyectos nuevos con vinos de reducida producción que me han encantado como el vino Vehemencia, el vino Portiel o los vinos de Casa Aurora ‘Vinos del Pueblo’. Pequeños productores están haciendo grandes vinos que no están llegando al gran público por falta de nombre. Destacar para bien los vinos de la bodega Altos de San Esteban, fuera de DO. Grandes nombres y bodegas de esta zona se están ‘vulgarizando’ a marchas forzadas. Comprendo que deben vender vino en cantidades importantes para mantener la bodega, pero del nombre solo ya no se vive en un mercado tan competitivo. Algunos Godellos de esta zona son destacables, pero en mi opinión este año han salido mejor los Mencías.

Una de las zonas que me sorprende para bien este año es Rueda. Me he encontrado con muchos y diferentes Verdejos principalmente. Misma uva, diferentes estilos de vino, diferentes crianzas y diferentes sensaciones. Clásicos como los de José Pariente no fallan. Vinos sorpresivos como el Sara Rivera Verdejo 2016, los vinos de bodegas Tres Pilares o los de Herrero Bodega, los Robert Vedel, son vinos de muy diferente elaboración pero que me han gustado mucho en su estilo. Otros Verdejos que he probado me han parecido buenos vinos, pero no al nivel de los anteriores. Lo que si es cierto es que en general el nivel de esta añada en esta zona es mejor que el de años anteriores, donde había algunos vinos que parecía mentira que pudiesen estar acogidos a una DO.

En cuanto a Ribera del Duero, el abanico de vinos de diferente elaboración que he podido catar no me permite generalizar, con lo cual prefiero hablar de grupos. Los ‘Robles’, de crianza corta (menos de 12 meses) me han gustado bastante. De hecho se percibe un nuevo aire en esta zona donde antes mínimo todos los vins debían de pasar 12 meses por barricas, encontrándonos auténticos ‘maderazos’. Los de crianza normal en la zona, 12-14 meses, me han parecido vinos ‘en su línea’, buenos de crianza a los cuáles el paso por barricas les ha sentado de diferente forma. Algunos han conjuntado perfectamente la fruta y la madera y otros no tanto. No obstante, los vinos de crianza larga, de más de 15 meses, me han gustada mucho, puede que los que más de esta zona. Me han parecido vinos muy equilibrados, muy redondeados, con buena permanencia en la botella que ha permitido ‘domar’ bien los taninos. Entre los que he podido catar, los vinos de Bodegas Aster, Aster y Aster Finca el Otero, son muestras de excelente crianza. Los diferentes vinos de Pago de Cirsus me han gustado mucho. Lo que si he de reconocer es que la cata Ópera prima que realizó hace unas semanas esta Denominación de origen mostrando los vinos recien sacados al mercado o los que están saliendo en estos momentos, promete mucho.

Rioja en si mismo es un mundo aparte. Como no podía ser de otra forma, hay vinos de todo tipo. Excelentes, buenos y … no tan buenos. En conjunto me ha encantado la bodega Sierra Cantabria, con vinos como El Puntido o el Bosque que me han parecido estupendos. Una bodega de la que he podido realizar una cata global de sus vinos es bodegas Luberri. Me han parecido bastante buenos todos sus vinos con alguno muy bueno. Las Beatas o el LZ de Telmo Rodríguez, han sido excelentes experiencias este año de esta zona. Lo mismo me ocurrió con Viña El Pisón de bodegas Artadi, espectacular, No fallan nunca y presentan vinos de gran calidad siempre bodegas como Marqués de Murrieta, La Rioja Alta, Bodegas Muga o Eguren Ugarte entre otros. Lo que si es cierto es que hay nuevos proyectos en esta zona que están surgiendo con fuerza, lejos de las grandes bodegas de toda la vida que nos ha gustado bastante.

Utiel-Requena y la Bobal, me han dejado buenos momentos este año también. Impromptu, Bassus o Tantum Ergo, son solo algunos de los vinos elaborados por bodegas Hispano-Suizas, para mi, la mejor bodega de esta zona en su conjunto que he podido catar este año. Solo Bobal de Duque de Arcas, vinos con crianza de Murviedro, Adnos Bobal Alta Expresión o Cerrogallina, son algunos de los vinos que no querían pasar sin mencionar porque nos han gustado mucho también.

La Mancha, al igual que la Rioja, es un mundo aparte. Hay de todo. Desde mi punto de vista este año los jóvenes son vinos más destacados que los de crianza. Bodegas Campos Reales nos ha ofrecido momentos intensos con sus vinos. Finca la Antigua con los tintos y Virgen de la Viñas con algunos blancos, han sido momentos también muy interesantes. No me quería olvidar de los Vinos Zagarrón o Bodegas Cristo de la Vega. Todos ellos en su gama de vinos jóvenes me han producido buenas sensaciones en esta añada.

Somontano se consolida a mi modo de ver cada día más entre las zonas de vinos en España con mejor progresión. Monte Ondina con sus Garnachas, Míngua con su amplia variedad de vinos tinto, rosado y blanco, los vinos de la bodega Familia Estrada Palacio, unidos a más clásicos y conocidos como bodegas Laus, Enate o Viñas del Vero (destacando sobre todo su tinto Secastilla). Todos en su conjunto dan una Denominación de Origen con mucho futuro y que sigue haciendo las cosas bastante bien.

Más vinos

Por último quería daros mis sensaciones sobre algunos vinos fuera de las zonas anteriormente comentadas que me han dejado sensaciones diversas.

Una maravilla El Sequé, vino elaborado por Bodegas Artadi en Alicante. Un placer para todos los sentidos. Camins del Priorat me ha dejado un poco extrañado ya que, siendo un buen vino, esperaba un poquito más de él. Para bien y gratamente, los vinos de Bodegas Ladairo elaborados en la DO Monterrei.

Mención especial y de gran interés para los amantes de los vinos diferentes, son los denominados como ‘Viño de Encostas’ elaborados por Xosé Lois Sebio. Vinos diferentes, elaborados mayoritariamente con uvas autóctonas gallegas de zonas muy especiales, altas pendientes, orientaciones y suelos diversos. Todos los que hemos podido catar de este proyecto nos han gustado mucho.

Vinos como el Táganan, de Tenerife, perteneciente al grupo de jóvenes enólogos con nombre Envínate, que elaboran vinos en diferentes zonas de España, es un vino excelente

Otro vino estupendo es Dido, de la DO Montsant, lleno de buenas sensaciones. Botani, vino de la DO Sierras de Málaga, monovarietal de la uva Moscatel de Alejandría, es otra maravilla digna de ser catada.

Por último y sin querer olvidarme de nadie, Jumilla ha presentado este año muy buenos vinos y cada vez la Monastrell está consiguiendo situarse en el reconocimiento que se merece haciendo vinos. MachoMan Monastrell me ha gustado mucho y es buena muestra de los vinos que se hacen por esa zona.


Con todo y con esto, se que se me quedan en el tintero muchos vinos que he probado y que me han gustado, pero que en estos momentos enlos que escribo no me vienen a la cabeza.

Espero que mis pequeñas reflexiones os hayan resultado de interés.

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.