Un merecido y esperado regalo de SS.MM. los Reyes para la Sanidad Gallega

La unidad de trasplantes, consiguió superar su cifra de trasplantes en un año con 119 en el año 2019, por ello  necesita y merece sin duda como regalo de SS.MM los Reyes la ampliación de la unidad de trasplantes con urgencia. Este récord además se une a la realización de dos hitos también importantes como el apremia su ampliación tras el récord de 116 en el 2019. Además se une otros dos hitos, el récord de injertos totales así como 67 renales y 49 de hígado.

Cifras del 2019

Las cifras de la unidad de trasplantes del Clínico del año pasado hablan por si solas: 67 trasplantes de riñón (5 de donantes vivo) y 49 hígados, 116 órganos en total.

Como ya indicábamos anteriormente, estas cifras suponen superar dos récords o hitos. El primero el del número total de injertos que estaba en 100 en el año 2002. El segundo, el de trasplantes de riñón, 67, superando el récord del año 2015 que se situó en 44.

Si a esto le añadimos que se ha superado la cifra de 1.000 trasplantes renales (concretamente 1.007 desde el primero en 1984) o que los trasplantes de hígado ya se sitúan en 1.074 (el primero en julio de 1994 con el año récord el 2002 con 61) y que a mayores, en el Clínico se han injertado 7 páncreas, el primero en el 2001 y el último en el 2011.

El récord de trasplantes anuales totales del 2019 se aventuraba tras las primeros cuatro meses del año, en los que se injertaron 26 riñones y 22 hígados. Aunque el ritmo decreció, se mantuvo alto y se alcanzó ese objetivo. Influyeron factores como el elevado número de donantes a corazón parado de personas más jóvenes que las donantes tras muerte cerebral, una técnica que se denomina donación en asistolia, iniciada en Santiago en el 2017 y que posibilitó el año pasado 10 injertos de hígado y 14 renales. También la mejor distribución del trasplante renal, al asumir Santiago parte de pacientes pontevedreses, que antes se asignaban al hospital de A Coruña; o el esfuerzo del equipo de coordinación de trasplantes, que consiguió formalizar 34 donaciones, un 25 % más que en el 2018, en palabras de Evaristo Varojefe de la Unidad de Trasplante Abdominal (UTAB)

Todas estas cifras hablan por si solas y hacen imprescindible la ampliación de la unidad de trasplantes.

Evaristo Varo habla de necesidades

Una de las voces que mas claramente indica la necesidad de la ampliación de la unidad de trasplantes es la de Evaristo Varo,. La unidad queda pequeña con lo cual se hace acuciante la necesidad de más personal, dotación de material y espacio físico para realizar sus actividades.

Ya se iba a ampliar el servicio en dos camas hace unos meses pero resultó imposible dado que implica una obra que hace necesario prescindir 4 semanas de dos habitaciones que es algo inviable en estos momentos. Aun así, no se rechazó ningún trasplante, sobre todo gracias a la colaboración de otras unidades como UCI, reanimación, anestesia, digestivo, nefrología, medicina interna; todos los servicios implicados y el personal.

Esa actividad redujo la lista de pacientes en espera de un riñón a alrededor de 30, destaca Evaristo Varo; además, la  espera por un hígado, que había descendido hasta 12 tras la efectividad de los tratamientos de la hepatitis C, se duplicó y son ahora 24 ‘porque se han incrementado las indicaciones para trasplante hepático, sobre todo de tumores, que hasta ahora no se contemplaban para trasplante’, explica. Cada día es más necesaria la ampliación de la unidad de trasplantes.

“En el 2019 hubo un enorme esfuerzo de todos los servicios implicados para poder
conseguir unas cifras tan buenas. El hospital de Santiago demostró que responde para
aprovechar todas las donaciones, las de aquí y las procedentes de fuera, sobre todo del
País Vasco, Asturias, y de Castilla y León; y beneficiar así a pacientes y reducir las
listas de espera. Tuvimos dos pacientes en Código Cero -una situación de prioridad
absoluta para recibir un hígado donado en España, ante el riesgo de muerte si no se
trasplantaban en un corto período de tiempo- y se resolvieron con éxito. La media de
edad de las donaciones en Santiago aún es alta, pero hemos conseguido rentabilizar
bien muchos órganos”,sostiene Evaristo Varo.

 

loading...