in

Maridaje vinos y quesos o quesos y vinos, ¿tanto monta, monta tanto?

Maridaje vinos y quesos o quesos y vinos, ¿tanto monta, monta tanto? 2

Uno de los maridajes más tradicionales en España desde tiempos inmemoriables es el del vino y el queso. La pregunta fundamental que nos hacemos hoy es si es lo mismo buscar un queso para maridar con un determinado vino, o bien partiendo del queso que nos gusta, buscar el mejor vino para acompañar.

En esencia dependerá de que sea lo que nosotros consideramos como importante o que más nos llame.

Para un bebedor de vino lo que está claro es que este debe de ser lo primero e ir catando diferentes quesos hasta dar con el ideal. Mientras que en el caso del amante del queso, que decide maridaje con vinos, serán estos últimos los que irá cambiando para maridar a la perfección con su queso preferido.

Cierto es que hay unos maridajes ya considerados como tradicionales entre queso y vino como podéis ver en esta infografía de Winefolly.com:

Pero lo cierto es que se deben de mirar como estereotipos ya que, a fin de cuentas, cada uno tenemos nuestro paladar, gusto y preferencias y no dejan de ser ciertas directrices, muy asentadas eso sí, pero que pueden estar sujetas a nuestros gustos y preferencias.

Queso manchego y Garnacha, como se indica, es una opción, pero ¿por qué no con un Tempranillo, Tinta de Toro, Tinto Fino,…? Y hablo de varietales más comunes en España, porque un tinto Shiraz, Pinot Noir o Cabernet Sauvignon, dependiendo de su crianza, pude ajustarse a la perfección a un queso manchego.

Pero quesos como el Gouda envejecido, el Vendaje Cheddar Envuelto, el Cabra Cheddar, el Queso de oveja Vasco, el Grana Padano, el Pecorino,…., y otros que tengan importante carga de grasa, pegan a la perfección con vinos tintos con carga importante de taninos que mitigan ese componente del queso. ¿La pareja de maridaje ideal? Pus la que más nos guste a cada uno. Es cuestión de ir probando quesos y vinos.

Un queso como el Gruyere , el Provolone, el Camembert,…., son quesos que pegan mejor con vinos tintos que blancos, pero la varietal es indiferente siempre que tengamos delante a vinos con poca crianza o jóvenes con cuerpo.

En cuanto a los vinos blancos, ya sean la varietal que sean, Chardonnay, Riesling, Albariño, Ssauvignon Blanc,…, la asusencia de taninos como tiene el vino tinto, los hace merecedores también de poder acompañar a una gama de quesos amplia pero que el componente graso no esté tan presenta.

Quesos de textura suave, con cierto sabor picante, especiados inclusos, o de los que incorporan frutos secos en su curación como los quesos con nueces, tienen un maridaje ideal en vinos blancos son un aporte de dulzor. Amargo y picante del queso con dulzor del vino hacen una combinación altamente sugestiva. Poner un queso especiado con un tinto con crianza potente, es matar a ambos ya que el resultado en la boca será el mismo.

Consejos para buscar nuestro maridaje perfecto de vino y queso:

1º Siempre partir de lo que nos gusta. Si queremos un determinado vino, combinar quesos hasta buscar el ideal y viceversa. No acomodarse a los consejos clásicos.

2º No importa tanto la varietal de la elaboración del vino como la crianza del mismo. Un vino joven tinto puede que no pegue para nada con un queso con carácter como es el manchego, aunque sea tinto. La necesidad de una cierta crianza en barrica por ejemplo, se nos antoja necesaria en este maridaje. No confundir color del vino (blanco o tinto) con el ‘cómo se ha elaborado ese vino’.

3º Recordar que los maridajes varían mucho en función de la comida que estemos realizando: de vinos, comida, cena, postres,…. el apetito que tengamos, el lugar donde realicemos el maridaje o la hora del día, influyen y mucho en el maridaje ideal.

Hamburguesa mixta amargo-dulce 1

Hamburguesa mixta amargo-dulce

Catamos vinos del Priorat 1

Catamos vinos del Priorat