Categorías
Gastronomia Restaurantes

Pintar un cubierto para los comensales

Está que cualquier puede pintar en cualquier sitio, ahora que quede bien es ya diferente cosa. Y aún encima que lo que se pinte se pueda comer ya es incluso más difícil.

Mi amigo Juan Carlos del Mesón Puente Romano de Molinaseca siempre ha tenido presente los problemas para comer que tienen algunos pequeños cuando comen fuera con sus padres, con lo cual, desde ya hace años, cuando el pequeño comensal o cuando algún comensal ya mayor se lo pide, decora el cubierto en el que sirve el plato de tal forma que le atrae más la comida al pequeño (y grandes) y con mucha probabilidad acaba comiendo. Además, las pinturas que realiza las hace con siropes de diferentes sabores, mostaza, ketchup,… de esas cosas que a los peques les encanta.

Por ese motivo os dejamos aquí la decoración que hizo ayer del frente de su restaurante donde hay un puente romano que da nombre a su restaurante.

Ya veréis que chulada y que aún encima se puede comer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.