in , ,

Dolor crónico, la dolencia con más afectados en España pero con menos pacientes

Los científicos revelan el efecto del medicamento para el TDAH en el cerebro

dolor crónico

Dolor Crónico, la dolencia con más afectados en España pero con menos pacientes

Hablar de Dolor Crónico en España es hablar de una dolencia que afecta a más de 8 millones de personas, pero no quiere decir que haya el mismo número de afectados que de pacientes.

Dolor Crónico es una dolencia realmente personal, subjetiva, que solo es capaz de cuantificar por el que lo padece, con lo cual es una dolencia difícil de percibir y valorar por aquellos que no la sufren en ‘sus propias carnes’. Esto hace que muchos afectados ‘convivan’ con la dolencia de forma  individual o, a lo sumo, acudan una vez inicial al médico que tras analizar una sintomatología determinada, le receten ciertos medicamentos a los que recurrir si les vuelve el dolor.

Dolor Crónico en cifras

Las cifras globales a nivel nacional hablan de que un 18% de la población vive con Dolor Crónico. Por edades, este porcentaje aumenta al 37% durante la infancia y a un 70% en edades superiores a los 65 años. Además, es una enfermedad que afecta más a las mujeres, ya que 2 de cada 3 afectados son de este género.

Lo que muchos afectados desconocen es que hay unidades especializadas del dolor que podrían serle útiles. Las cifras hablan de que solo uno de cada tres personas afectadas por Dolor crónico son derivadas a estas unidades de especialización. ¿Alguien podría pensar en estas cifras en caso de pacientes con un problema coronario, una Diabetes diagnosticada o incluso a afectados por el VIH?

El porcentaje de afectados de Dolor Crónico derivados hacia un especialista o unidad especializada, con lo que pasarían a ser ‘pacientes’, es el Más reducido un España ya que más del 62% con dolencia crónica no ha acudido a este tipo de unidades nunca.

La primera pregunta que nos deberíamos realizar es si esta falta de asistencia a unidades especializadas es por la no prescripción facultativa o por culpa del carácter de ‘resignación’ del afectado que se limita a medicarse cuando padece el dolor sin esperanza de que este remita o disminuya.

La segunda pregunta sería la de saber si nuestro médico de familia está capacitado para evaluar la intensidad de la dolencia y poder remitir al paciente a una unidad especializada.

Intentaremos dar respuesta a continuación.

Unidades del Dolor

La Sociedad Española del Dolor (SED) en su último ‘Estudio sobre las Unidades del Dolor en España: actualización de sus recursos y actividades’, elaborado conjuntamente con el Instituto de Salud Carlos III, presentó los puntos necesarios para poder tratar mejor esta patología.

  • El 18% de las Unidades del Dolor españolas cubren toda la cartera de servicios necesaria para aliviar el dolor más complejo, que padece el 7% de la población.
  • Solo el 12,8% de los pacientes que se derivan a las Unidades del Dolor provienen de su médico de familia, pero cualquier médico puede solicitar la colaboración de estas unidades.
  • El 70% de los centros sanitarios españoles consideran que no disponen de los recursos necesarios para abordar correctamente el dolor de sus pacientes.

Lo más importante del estudio indica que las Unidades del Dolor multidisciplinares, son insuficientes y están desigualmente repartidas. Esto es el principal factor que hace que la mayoría de la población no tenga acceso a dichas unidades, además de que otro buen porcentaje de afectados, que si pueden acceder a ellas, tengan un plazo de espera demasiado prolongado.

Todo ello es lo que motiva que el Dolor Crónico sigue siendo infradiagnosticado y deficientemente tratado, con lo que el primer paso para abordar este problema sería el de generalizar más este tipo de unidades del dolor y dotarlas de mayores recursos.

Además, estamos ante una una patología muy estresante para los pacientes y sus familiares, por lo que hay que ofrecer un abordaje integral, que tenga en cuenta aspectos emocionales y sociales.

El segundo paso sería dar una mayor formación a los equipos sanitarios sobre este tipo de dolencia con el fin de incrementar la comprensión y mejorar la asertividad con los que la padecen, buscando además una mejor coordinación entre los diferentes profesionales de distintas aras facultativas.

Como tercer paso, desde la Sociedad Española del Dolor, se quiere que cada unidad posea una serie de perfiles concretos como son, de forma necesaria, los psicólogos clínicos propios, así como aconsejable la presencia de terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas especializados en dolor crónico.

Y como cuarto y último paso, se debe de dar información sobre este tipo de dolencia a la población en general, ya que el dolor es un síntoma de numerosas enfermedades, pero el dolor crónico es una patología en sí mismo.

El Dolor Crónico se manifiesta de diferentes formas dependiendo de su origen, las características de cada persona e incluso el entorno familiar y social, motivo por el cual las personas que padecen esta dolencia a veces no se sienten unidas por una misma realidad, algo que no sucede con otros trastornos como por ejemplo el cáncer.

Los científicos revelan el efecto del medicamento para el TDAH en el cerebro

¿Qué tiene que ver el tipo de sangre con el riesgo de coágulo?

Los científicos revelan el efecto del medicamento para el TDAH en el cerebro

Alta exposición a la contaminación del aire en niños de un año relacionada con cambios estructurales del cerebro a los 12 años