La presión cerebral controla la presión ocular, revelando nuevas vías para el tratamiento del glaucoma.

La presión cerebral controla la presión ocular, revelando nuevas vías para el tratamiento del glaucoma

Investigadores de la Universidad del Sur de Florida (USF) han descubierto una nueva vía de retroalimentación del cerebro al ojo que modula la presión ocular, un avance significativo en el esfuerzo para diagnosticar y tratar el glaucoma. El glaucoma se asocia con una mayor presión en el ojo debido a una capacidad reducida del ojo para mantener un drenaje de líquido adecuado. La presión elevada aplica tensión mecánica al nervio óptico cuando el nervio sale del ojo, lo que resulta en pérdida de visión y ceguera potencial.

Durante mucho tiempo se ha planteado la hipótesis de que la presión cerebral también podría desempeñar un papel en el glaucoma porque la cantidad de tensión en el nervio óptico depende no solo de la presión ocular, sino de la diferencia de presión entre el ojo y el cerebro. El innovador estudio publicado en el Journal of Physiology.muestra, por primera vez, que la presión ocular y cerebral están fisiológicamente conectadas. Los neurocientíficos llegaron a esta conclusión alterando la presión cerebral en modelos animales y observando cambios en las propiedades de drenaje de líquido del ojo que podrían ser bloqueadas por productos químicos que eliminan las señales de retroalimentación del cerebro. Curiosamente, la capacidad del ojo para limpiar el líquido cambió de una manera que restauró una diferencia de presión saludable a través del nervio óptico.

“El sistema de control de drenaje puede servir para proteger el nervio óptico de los cambios en la presión ocular o cerebral”, dijo Chris Passaglia, Ph.D., profesor en el Departamento de Ingeniería Médica de la USF. “Su descubrimiento ofrece un nuevo objetivo para el tratamiento del glaucoma, en el que los mecanismos moduladores del sistema podrían explotarse para ayudar a disminuir la presión ocular e impedir la progresión de la enfermedad en pacientes con glaucoma”.

El glaucoma es la principal causa de ceguera en personas mayores de 60 años. Dado que los síntomas a menudo no surgen hasta que la afección haya avanzado, los oftalmólogos controlan la presión ocular de los pacientes durante los exámenes de rutina mediante la administración de una “prueba de inhalación de aire”. Sin embargo, Passaglia dice que hay aspectos más complejos de la enfermedad que hacen que el diagnóstico sea un desafío. Algunos pacientes presentan síntomas de glaucoma pero tienen presión ocular normal. Mientras que otros con presión ocular alta , no siempre muestran signos de la afección.

Los investigadores ahora están tratando de determinar la ubicación de las células cerebrales que envían señales al ojo y encontrar qué fibras nerviosas en el ojo están mediadas por el cerebro. Esto ayudará a los médicos a diagnosticar mejor el glaucoma y a tener una mejor comprensión de lo que está causando su desarrollo.

loading...