in ,

Lasaña de carne a la boloñesa

Lasaña de carne a la boloñesa 2

Otro de esos platos que a los peques, y no tan peques, de la casa les encanta. No se que tiene la salsa boloñesa que a los peques les chifla. No es demasiado complicada de hacer esta salsa y le pega muy bien a prácticamente todas las pastas.

Vemos los ingredientes que hemos empleado nosotros para esta receta, que ya véis que ni hemos emplatado, directamente de la fuente del horno.

Para la masa de la lasaña utilizaremos unas 20 placas compradas salvo que nos animemos a hacerla nosotros mismos.

  • 800 gramos de carne picada (ternera, cerdo o mixta)
  • 100 gramos de panceta cortada en dados pequeños
  • 800 gramos de tomate natural triturado
  • 300 gramos de  tomate frito
  • Queso Parmesaso
  • Una cebolla grande
  • Una zanahoria
  • Mantequilla 80 gramos
  • Harina 80 gramos
  • Un litro de leche
  • Un vaso de vino blanco
  • Apio
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Una hojita de laurel

Elaboración

Pelamos la cebolla y la cortamos bien fina al igual que el apio (las ramas). Cortamos la zanahoria en cubitos.

Olla al fuego con aceite. Lo primero es añadir la cebolla y, cuando esté bien hecha, añadimos el apio y la zanahoria que rehogaremos durante 10 minuto. A continuación añadimos la panceta cortada en taquitos pequeños y subimos el fuego revolviendo todo un minuto. Es aquí cuando echamos la carne picada removiendo todo hasta que se mezcle bien y veamos que toda la carne ya va cogiendo color. Añadimos el vaso de leche (muchos se lo añaden a la carne antes de echarla a la olla).

Cuando se evapore todo el líquido, llega el momento del vino blanco que se lo echaremos por encima y revolveremos. A continuación añadimos los dos tomates, el triturado y el frito. Salpimentamos la mezcla y a fuego muy lento lo dejaremos sobre una hora y media para que todos los sabores se ensamblen bien.

Cuando esté hecho veréis el color de salsa casera que os queda. Lo retiramos del fuego y pasamos a lo que puede ser mas complicado como es la elaboración de la bechamel.

En una olla ponemos en el fuego media cebolla, un clavo y una hoja de laurel troceada, echamos un litro de leche y dejamos hasta que rompa a hervir que lo retiraremos del fuego y lo dejaremos en reposo sobre unos 15 minutos.

En otra echamos los 80 gramos de mantequilla removiéndolos hasta que se derrita y le echamos la misma cantidad de harina que deberemos de remover durante unos minutos para que se una bien.

Apartando la olla del fuego, añadimos la leche que habíamos reservado y removemos para que se mezcle todo y volvemos a ponerlo al fuego y revolvemos sin parar 3 minutos, para añadirle luego sal, pimienta negra y nuez moscada y ya tendremos la bechamel.

Las placas de la lasaña se harán como diga el fabricante, pero el truco está en que queden secas y sacarles los restos de agua que tengan en caso de que las hayamos cocido previamente.

Vamos al montaje

En una fuente de horno comenzamos por echar en el fondo parte de la salsa boloñesa que teníamos reservada, no las placas ya que evitamos que se nos queden pegadas al fondo. Ponemos encima placas y volvemos a echar salsa boloñesa y así hasta acabar todo y siempre con una capa de salsa encima.. Ehcamos la bechamel que hemos hecho y por encima va nuestro queso Parmesano.

Precalnetamos el horno a 180 grados con calor por arriba y por abajo y metemos nuestra fuente durante 30 minutos más o menos. Los últimos 5 minutos que la tengamos en el horno podemos darle al botón de gratinado, y ya véis como ha salido.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0
Cata de Descendientes de J.Palacios 3

Cata de Descendientes de J.Palacios

Pad Thai 1

Pad Thai