Pechuga de pollo sobre lecho de gambas y nata

¿Quién dijo que a una pechuga de pollo no se le podía dar un toque novedoso en la presentación? Nosotros hemos probado a combinar dos platos que a los más pequeños les encantan como son la típica pechuga de pollo con patatas fritas y la salsa carbonara con gambas, es típica que se le echa a los espaguetis. Y, francamente, nos ha encantado.

Esta receta de pechuga de pollo sobre lecho de gambas y nata es, además de sencilla, apta para todos los comensales, porque los ‘peques’ se van a chupar los dedos igual que los mayores. Si es para hacerlas para peques, recomendamos que en la salsa no abuséis de las especies mientras que si es para mayores, es justo ahí donde podréis jugar con todo tipo de sabores e ir probando, añadiendo o quitando condimentos, hasta dar con la combinación que más os guste.

Vamos a ver como la hicimos nosotros.

Pechuga de pollo sobre lecho de gambas y nata

Ingredientes:

  • Pechugas de pollo filiteadas bastante finas (400 gramos)
  • Patatas
  • Gambas peladas (valen colas de gambón pero si son grandes mejor cortarlas)
  • Pimienta blanca
  • Ajo
  • Nata
  • Sal
  • Aceite
  • Perejil

Esta receta podría hacerse igualmente si decidimos hacer las pechugas en forma de milanesa. Hoy nosotros hemos preferido hacerlas más directamente.

Receta a hacer en tres partes para luego montarla en la presentación:

  • Pollo. Adobamos las pechugas de pollo. Nosotros hemos troceado muy picado ajo y lo ponemos por encima al freirlas, con un poco de pimienta blanca y un poquito de perejil. Hacerlas como siempre, en la sartén a fuego medio y que se hagan bien por los dos lados.
  • Patatas. Cortarlas en rectángulos, porque así podremos ponerlas mejor para sujetar el resto del plato y a los peques les encantartá a la vista.
  • Salsa. Cortamos ajo y se lo ponemos encima a nuestras gambas que habremos descongelado, pasado por agua y escurrido para que suelten toda el agua que tienen, evitando por un lado que salten al freirlas y por otro que ‘chupen’ al máximo el sabor de la salsa. En una sartén las vamos salteando. Aquí está el truco de la receta, lo que añadáis aquí es lo que acabara dando más o menos sabor a la salsa y cambiando por completo el plato. Nosotros solamente ajo, gambas y aceite. Cuando empiecen a estar doradas, echamos la nata y bajamos el fuego a fuego medio-bajo hasta que rompa a hervir el conjunto, momento en el que echaremos una pizca de sal. Hay quien por ejemplo en esta época además de las gambas echa setas, lo cual le da un sabor riquísimo pero puede que no guste a los peques.

Montamos el plato:

Patatas en el suelo y cuando esté cubierto, echamos por encima nuestras gambas con un poquito de salsa. Espolvoreamos perejil. Justo encima ponemos nuestra pechuga de pollo, que coronaremos con otra ‘tapa’ de patatas. Echamos un poco de salsa desde arriba para que se escurra por todo el conjunto y espolvoreamos con perejil.

Ya véis, imagen genial y a los peques les va a encantar.

Probar a añadir ingredientes y mezclar condimentos en la salsa y ya nos diréis el resultado.

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.