in ,

Pollo salteado de champiñones y pimientos al vino blanco

Pollo salteado de champiñones y pimientos al vino blanco 1

Hoy seguimos esta semana con una receta que solemos hacer un par de veces al mes ya que, además de ser rápida y económica, nos gusta a todos con lo cual siempre es un recurso a mano si tenéis prisa y queréis comer algo sabroso sin recurrir a la comida prefabricada. Se trata de esta receta de Pollo salteado de champiñones y pimientos al vino blanco.

Rebajas
Cecotec Robot de Cocina Multifunción Mambo 8590
Prepárate para disfrutar con tu familia y amigos de exquisitos menús de la manera más rápida y sencilla. Ahora, además, cuenta con báscula incorporada para trabajar con cantidades exactas y no dejar nada a la improvisación.

Admite variantes, como por ejemplo añadirle una cucharadita de salsa de soja que le de un color más dorado al pollo, añadirle algunas verduras cocidas como brocolí, o incluso se puede servir con rodajas de calabacín rebozado. Nosotros hemos optado por servirlo con patatas fritas en cuadraditos.

Veamos ingredientes:

  • Pechuga de pollo entera entre 300-350 gramos
  • Una cebolla mediana
  • Un pimiento verde mediano
  • Un pimiento rojo mediano
  • 6 champiñones naturales
  • un diente de ajo
  • medio vaso de vino blanco
  • pimienta blanca
  • aceite de oliva
  • sal

Lo primero es cortar la pechuga en cuadrados más o menos similares (como véis, del mismo tamaño que las patatas de la guarnición). La idea es que los trozos sean iguales ya que al ponerlos a la sartén queremos se hagan por igual y no quede nada crudo. Reservamos la pechuga troceada.

En una sartén grande echamos aceite de oliva y troceamos muy fino un diente de ajo, añadimos la cebolla cortada en aros y los pimientos troceados en trocitos pequeños. Los empezamos a sofreir todo dándole vueltas. Cuando vemos que empiezan a hablandarse, añadimos el pollo que habremos sal pimentado. Lo empezamos a rehogar en la sartén con todo lo que teníamos y cuando veáis que ya todo el pollo va cogiendo color, echamos los champiñones que habremos limpiado antes y comenzaremos a saltearlos en la sartén con lo que ya teníamos. Cuando veamos que ya empiezan a coger color los champiñones, es la hora del vino.

Echamos el vino y cubrimos ligeramente unos dos minutos a fuego vivo para que el alcohol ‘lleve un sofocón’. Destapamos y, a fuego vivo, seguimos removiendo para que todo el vino se distribuya, empape la mezcla y se evapore, dejándonos una salsa que se pondrá con el pollo y que seguro que a los amigos del pan y ‘mojar en la salsa’ les va a gustar.

Freimos unas patatas fritas en cuadrados de tamaño similar a los trozos de pollo y se lo echamos a la sartén, damos vuelta a todo y retiramos del fuego. Esperamos unos minutos a reposar y a servir.

.

Besugo a la parrilla con salsa mayonesa 1

Besugo a la parrilla con salsa mayonesa

Umami, el conocido como el quinto sabor 1

Umami, el conocido como el quinto sabor