Categorías
Actualidad Gastronomia Recetas

5 tostas para chuparte los dedos

5 tostas para chuparte los dedos

Las tostas son una de las últimas grandes incorporaciones a la gastronomía española. Su origen no está bien definido, sin embargo, podemos encontrar en la cocina tradicional parecidos más que razonables a este exquisito y variado plato, desde los típicos bocadillos, pasando por las dulces tostadas de desayuno o los pinchos del País Vasco. Una tosta no es más que una rebanada de pan tostado, con un producto salado y elaborado encima. En este artículo os enseñaremos cinco deliciosas recetas de tostas para todos los gustos con las que haréis las delicias de vuestros invitados:

  • Tosta de Bacalao ahumado con paté de Berenjena: Para esta receta se puede utilizar cualquier tipo de pan como base, sin embargo, recomendamos el Pan de Espelta, por sus características especiales y sabor. Precalentamos el horno a 200ºC, lavamos y secamos las berenjenas, cortándolas en dos mitades longitudinalmente. Las horneamos durante unos 30 minutos, hasta que estén blandas. Cuando enfríen, retiramos el papel y las trituramos junto con un diente de ajo, sal, aceite, especias y limón, dando como resultado un paté. Untamos una capa generosa del paté en el pan y colocamos encima la tira de bacalao ahumado. Salpimentamos a gusto y añadimos un chorro de aceite.
  • Tosta de Aguacate y cintas de espárragos: Lavamos los espárragos trigueros y los secamos, picándolos en forma de cinta con ayuda de un pela verduras, este paso es muy importante para que la tosta quede sabrosa. Los salteamos en una sartén solamente con aceite. Machacamos la pulpa del aguacate en un bol con sal, zumo de limón, aceite de oliva, ajo, pimienta negra y especias al gusto. Untamos una buena capa de aguacate en la tosta y colocamos encima las tiras de espárrago. Salpimentamos y estarán listas para comer.
  • Tosta de Vieira sobre pimientos confitados: Pasamos las vieiras a la plancha ligeramente, sin quemarlas ni secarlas excesivamente. Cortamos los pimientos crudos en tiras y los freímos lentamente, aproximadamente una hora, en bastante aceite a una baja temperatura. Después, los cortamos en dados, les añadimos una cucharada grande de azúcar y otra de agua, y los cocinamos hasta que se conviertan en una suerte de mermelada salada. Con el horno precalentado a 230ºC, ponemos sobre la tosta una capa generosa de mermelada de pimiento y tres vieiras. Gratinamos las tostas hasta que se doren, si se desea, pueden acompañarse con una cucharada de mayonesa.
  • Tosta Mediterránea: Un clásico frío de nuestra gastronomía que prácticamente no necesita presentación. Tostamos el pan y rallamos un tomate de calidad extendiéndolo con suavidad sobre la base. Añadimos posteriormente unas lonchas de jamón serrano y aceite de oliva virgen al gusto.
  • Tosta de Salmón Picante: Limpiamos la rodaja de salmón de espinas y piel. Después, mezclamos la harissa con un poco de yogur, miel y el zumo de un limón, untando las dos caras del toro de pescado y dejándolo absorber durante diez minutos. Machacamos un aguacate con un poco de queso de cabra y lo salpimentamos al gusto, untándolo sobre la tostada. Cocinamos el salmón a la plancha hasta que esté tostado y lo colocamos sobre la crema de aguacate y queso. Podemos colocar algo de rúcula como adorno y un chorro de aceite de oliva.

Esperamos os hayan gustado estas recetas sencillas y rápidas de tostas, ¡Que aproveche!

Categorías
Postres Recetas

Tarta de queso o ‘quesada’ casera

Tarta de queso o ‘quesada’ casera

Tarta de queso o ‘quesada’ casera, como prefiráis llamarla, pero que da igual, lo que importa es que está ‘de muerte’ y sencillísima de hacer. No me cabe duda de que alguno la haremos como postre para estas próximas comidas o cenas navideñas que se nos aproximan.

Veréis lo sencilla que es de hacer y los ingredientes que lleva:

  • Un yogurt natural (que vamos a utilizar de medida)
  • Una medida de nata
  • Dos medidas de leche
  • Una de harina
  • Dos de azúcar
  • 4 Huevos
  • 5 Quesitos

Cojemos nuestro recipiente o bolvamos añadiendo todo poco a poco sin dejar de remover. Batimos todo muy bien y lo ponemos en nuestro molde que habremos encamisado con mantequilla previamente.

Precalentamos el horno al máximo y lo bajamos a 170º y lo tenemos 20 minutos. Posteriormente lo bajamos a 150º y lo tendremos así entre 10-15 minutos de forma orientativa. Nuestra recomendación es ir mirando cada poco a partir de los 30 minutos en total con una aguja para comprobar la textura que sea la correcta y no dejar nunca que se queme la parte superior.

Si queréis redondear el postre, cogéis unos frutos rojos o del bosque y echáis agua con azúcar en una pequeña pota y lo ponéis a fuego vino para caramelizarlos. Si se lo echa´si por encima, el postre es perfecto.

Categorías
Pescados Recetas

Bacalao a la brasa

Bacalao a la brasa

Bacalao a la brasa es una de las recetas más sencillas que os podemos traer de este exquisitez que es el bacalao y que admite múltiples acompañamientos. Ya os lo hemos traido en una receta anterior acompañado de verduritas y sobre lecho de salsa de melocotón. Hoy lo traemos acompañado de los famosos ‘cachelos’, las patatas cocidas gallegas que suelen acompañar el ‘pulpo á feira’, y acompañador pimientos, cebolla dorada y olivas negras, con un sugerente oque de vinagre balsámico por encima. Una delicia.

Podis hacer múltiples combinaciones de acompañamientos a vuestro gusto, es lo que nos encanta de esta receta.

Ingredientes para dos personas:

  • 600 gramos de bacalao en lomos
  • un pimiento rojo
  • cahlotas francesas
  • cebollas moradas
  • olivas negras
  • vinagre balsámico
  • aceite

Ponemos los lomos de Bacalao sobre la plancha bien caliente (brasa o sartén), con la piel hacia arriba, dejando que se ase bastante, para así darle la vuelta sin que se rompa, dejándolo la mitad de tiempo por este lado.

En una sartén ponemos dos cucharadas de aceite y cortamos en tiras el pimiento rojo y la cebolla y lo dejamos hasta que se ablanden y se doren. Escurrimos y reservamos.

Mientras hacemos nuestros cachelos en una olla y cuando estén al punto, los secamos (ponerlos al fuego unos minutos sin agua dentro de la olla).

Emplatamos y echamos un chorrito de aceite y vinagre balsámico sin pasarnos. Recomendación: el primero para echarlo encima de las patatas y el segundo sobre el bacalao.

Una delicia!!!

Categorías
Carnes Recetas

Croca de ternera gallega con salsa de queso de Cabrales

Croca de ternera gallega con salsa de queso de Cabrales

Croca de ternera gallega con salsa de queso de Cabrales es otra receta sumamente sencilla y muy sabrosa. En esta receta tenemos que daros un consejo, y es que no abuséis del queso de cabrales para hacer la salsa porque es muy fuerte y corréis el riesgo de que le quite el sabor a la carne.

Lo primero es identificar de que parte de la ternera estamos hablando. La croca es lo que se conoce como la cadera. Y es que ‘croca’ es un término gallego para indicar este tipo de carne.

Es ideal el poder disponer de una pieza de un kilo y hacer con ella filetes para poder pasarlos al punto o bien más si os gusta la carne más hecha. Nosotros los hemos hecho al punto, ya que conseguimos que el sabor de la ternera y el del queso de cabrales se potencien más.

El ingrediente principal es, por lo tanto, una pieza de un kilo mínimo de croca o carne de cadera. Nosotros lo hacemos filetes y luego a la plancha, empleando si se puede una sartén de hierro. Untamos el fondo con aceite de oliva y, cuando esté muy caliente, hacer los filetes vuelta y vuelta. Se puede aprovechar el jugo que queda en la sartén, desgrasándolo con un poco de limón, vino o caldo. Nosotros en esta ocasión lo que añadimos es una salsa de queso de Cabrales.

Ingredientes para la crema de queso de Cabrales:

  • 50 gr. de este tipo de queso
  • 180 ml. de nata
  • Una cucharada no muy grande de mantequilla
  • Pimienta blanca molida
  • Sal

Echamos la mantequilla en un cazo y cuando se derrita ponemos la nata y llevamos a ebullición removiendo. Incorporamos poco a poco el queso que habremos cortado en trozos pequeños. Removemos con unas varillas y cuando veamos que se integra todo, bajamos el fuego al mínimo. Revolvemos para que no se pegue y en unos 10 minutos ya tendremos nuestra crema. Salpimentaremos al gusto.

Categorías
Recetas

Langostinos a la plancha y al vino blanco con huevos y patatas fritas

Langostinos a la plancha y al vino blanco con huevos y patatas fritas

Langostinos a la plancha y al vino blanco con huevos y patatas fritas

Langostinos a la plancha y al vino blanco con huevos y patatas fritas, un plato que hemos visto recientemente en nuestras escapadas de verano y que no hemos tenido más remedio que hacerlo nosotros mismos en casa para comprobar lo delicioso que está y lo sencillo que es de hacer.

Y pese a la facilidad de esta receta, os vamos a dar los trucos necesarios para su correcta elaboración y poder disfrutar de todos los sabores.

El primero es usar huevos caseros, grandes, y, en su defecto, emplear huevos de buena calidad si no los podemos conseguir caseros.

El segundo consejo es emplear patata nuevas de buena calidad y, si puede ser, especial para freir.

El tercero es no escatimar en la calidad del vino que empleéis para elaborar la salsa de los langostinos.

Ingredientes por ración o por plato:

  • De 8 a 12 langostinos dependiendo de su tamaño
  • Dos huevos caseros grandes
  • Una patata mediana de buena calidad
  • Ajo
  • Cebolla
  • Sal
  • Pimentón dulce (opcional)
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva

Lo primero es pelar los langostinos y picar muy menudo el ajo y la cebolla. Los pasaremos en una plancha por ambos lados hasta que cojan color. Si no tenemos plancha, una sartén con un poco aceite de oliva nos valdrá. Los doramos bien, pudiendo echar una pizca de pimentón dulce. Los escurrimos y reservamos.

Cortamos la patata muy fina en rodajas ya que las vamos a meter en el horno en una bandeja porque queremos que queden crujientes y muy finas para ser el lecho del plato. Las ponemos en el horno y cuando las veamos crujientes y doradas las sacamos y reservamos.

En una sartén freímos los dos huevos, quedando la yema para mojar con pan, o sea, en su punto. Quitamos un poco de aceite y ponemos los langostinos que teníamos escurridos y añadimos medio vaso de vino blanco. Lo ponemos a cocerse hasta que se evapore el alcohol de la sartén.

Y solo nos queda emplatar en una cazuela de barro: en el suelo las patatas, encima los dos huevos y por encima de todo echamos nuestro revuelto de langostinos con el vino, el ajo y la cebolla que teníamos en la sartén.

Recomendación: Lo primero es coger un buen pan y mojar en uno de los huevos y que la yema empape los langostinos y las patatas fritas. ¡¡Una delicia!!

Categorías
Postres Recetas

Tarta casera de sobaos bañados en flan con virutas de chocolate y frambuesas

Tarta casera de sobaos bañados en flan con virutas de chocolate y frambuesas

Tarta casera de sobaos bañados en flan con virutas de chocolate y frambuesas

Tarta casera de sobaos bañados en flan con virutas de chocolate y frambuesas. No es que sea una receta fácil, que lo es, es que la combinación de sabores está espectacular.

Esta tarta casera de sobaos bañados en flan con birutas de chocolate y frambuesas hace triunfar a cualquier cocinillas en el mundo de la repostería sin duda. Es una de essa recetas de postres que podéis preparar en casa tanto para ocasiones especiales como para comerla cualquier día. Dificultad poca y sabor máximo, lo cual nohace más que tentar aun más el hacerla en cualquier momento.

  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo de elaboración: máximo 10 minutos
  • Coste: Menos de 5 euros

Ingredientes que necesitamos:

  • Un paquete de de sobaos (más o menos 24 dependiendo del tamaño que queráis hacer).
  • Un litro de leche entera
  • Un sobre de flanin (podríamos hacerlo con natillas)
  • 2 cucharadas de azúcar

Para decorar: una docena de frambuesas y virutas de chocolate.

Tarta casera, sobaos bañados en flan , virutas de chocolate, frambuesas, recetas, postres

En un recipiente ponemos los sobaos, colocando los de la base con la parte dura para el fondo para poder hacer un suelo sólido al cortarlo. Ponemos la base y a continuación echamos el flan que ya preparamos en un cazo anteriormente, siguiendo instrucciones del fabricante del flanin.

Para el flanin, ponemos 3/4 l de leche a hervir y colocamos el contenido del sobre que hemos disuelto en un cazo siguiendo las instrucciones del fabricante.

Tenemos puesta la primera capa. Esperamos que la capa se empape bien del flan y veréis como engordan los sobaos. Ponemos la segunda capa de sobaos y volvemos a echar el flanin procurando que nos quede lo más lisa posible.

Ponemos las capas que queramos y dejamos la última capa con sobaos con la parte dura mirando para arriba. DEcoramos y a la nevera.

Opción: Con medio litro de nata y 4 cucharadas de azúcar la montamos con una turbi y la ponemos por encima de la última capa de sobaos.

Podemos bañar en algún licor un pocos los sobaos y gana muchísimo.

Tarta casera de sobaos bañados en flan con birutas de chocolate y frambuesas

Categorías
Cocinas del Mundo Gastronomia Recetas

Qué es el ‘Trampó mallorquín’

Qué es el ‘Trampó mallorquín’

Qué es el ‘Trampó mallorquín’. Es la “ensalada mallorquina” por excelencia heredada de la cultura popular más tradicional, principalmente consumida durante los meses de canícula por ser una apuesta de lo más ligera y saludable. El “Trampó” se elabora con productos de temporada de la huerta autóctona, con el pimiento verde mallorquín y la cebolla mallorquina como protagonistas.

Desde hace siglos, la cultura popular de Mallorca conserva las recetas más tradicionales generación tras generación. Sabores ancestrales continúan presentes cada día, tanto en la mesa de cualquier habitante como en las cartas más selectas de los restaurantes típicos más reconocidos de la isla, como es el caso del “Trampó mallorquín”, una fresca apuesta como ensalada típica de verano.

Así, muchos chefs de vanguardia basan sus propuestas en el delicioso repertorio de verduras y frutas que llegan cada temporada desde la huerta mallorquina para enriquecer sus platos. Todo ello se traduce en un sabor auténtico, único y memorable para los amantes del buen yantar, convirtiéndose en uno de los mayores atractivos de visitar Mallorca.

Una fresca, saludable y versátil propuesta típica de la cocina balear

El “Trampó” es una mezcla armónica y afinada de tomate, pimiento verde mallorquín, cebolla mallorquina, aceite y sal. Su nombre proviene del término mallorquín “trempar”, que significa aliñar, aderezar y es una fresca ensalada que bien puede acompañar cualquier plato.

La receta admite otros ingredientes, según el gusto del comensal, como manzanas, alcaparras, aceitunas, patatas, judías hervidas e incluso legumbres. Pero lo más importante es la calidad de los ingredientes básicos: Los pimientos deben ser jugosos y de un verde blanquecino, y la cebolla blanca mallorquina y tierna. Por otro lado, la mezcla ha de ser proporcionada: Mucho tomate, poco pimiento y menos cebolla. La secuencia correcta para la elaboración de un buen Trampó es añadir los ingredientes según el siguiente orden: Tomate, pimiento verde, cebolla, sal y aceite. Y, especialmente, no excederse con el aceite, sino añadir la cantidad justa para que no “naden” los ingredientes. De esta forma se conseguirá el “Trampó mallorquín” perfecto.

Cómo preparar un buen “Trampó mallorquín”

Ingredientes: 3 Tomates, 2 Pimientos, 1 Cebolla blanca, Aceite de oliva virgen extra y Sal.

Preparación: Se pican todos los ingredientes en pequeños trocitos. Seguidamente se mezclan y se aliñan con el aceite de oliva virgen extra y la sal al gusto. Opcionalmente puede añadirse vinagre.

Su versatilidad reside en la posibilidad de utilizar esta receta como base en otros platos, por ejemplo, sobre una base de masa de pan, con lo que se consigue una sabrosa “Coca de Trampó mallorquina”.

Categorías
Recetas Verduras

Repollo guisado

Repollo guisado

Repollo guisado

Es la primera vez que vamos a hacer una receta en la cual los ingredientes los hemos adquirido a través de un supermercado online. Nosotros solemos ir al mercado a adquirir todos los ingredientes en persona en la medida de lo posible, pero el fresquito ya nos ha hecho cambiar de idea. Nos ha salido una receta la mar de rica y sencilla, con la ventaja que no hemos ni tenido que salir de casa para comprar los ingredientes. Se trata de un repollo guisado que, como podéis ver a continuación, es sencillo, rico y la mar de saludable.

Además, sirve para engañar perfectamente el sabor de la verdura para aquellos a los que no les gusta demasiado.

Nosotros hemos hecho esta receta con  en otras ocasiones con taquitos de jamón, tiras de bacon, chorizo dulce o incluso carne de ternera troceada muy pequeña. Una combinación de estos ingredientes resulta muy atractiva, también. Hoy hemos realizado la más sencilla, con taquitos de jamón solamente.

Ingredientes que vamos a necesitar para 4 personas:

  • Un repollo de 1,5 más o menos
  • 150 gramos de jamón serrano en taquitos
  • Dos zanahorias
  • Un diente de ajo
  • Media cebolla
  • Aceite de oliva
  • Sal y agua
  • Dos patatas medianas

Elaboración

Limpiamos y deshojamos el repollo. Lo metemos en olla a presión con las patatas peladas, y ponemos agua sin que cubra todo y con un puñado de sal. Cuando empiece a echar el vapor bajamos el fuego que estaba al máximo a la mitad y dejamos que se cueza 6 minutos. Se escurre y reserva.

Mientras,  cortamos las dos zanahorias, el ajo y la cebolla y lo doramos en una cazuela estilo paellera. Añadimos el jamón y rehogamos todo.

Se pone a un lado de la paellera y en el otro vamos poniendo la mitad del repollo y las patatas. Acto seguido, con una espumadera, se pasa la parte del guiso encima del repollo dejando libre la mitad de la cazuela, donde pondremos la otra mitad del repollo. Haremos lo mismo con la espumadera. Así conseguimos que todo el repollo se impregne bien.

Ya solo queda emplatarlo al gusto.

Categorías
Carnes Recetas Verduras

Brochetas de verduras y lomo adobado de cerdo Br

Brochetas de verduras y lomo adobado de cerdo

Hoy os traemos esta propuesta ideal para estas últimas parrilladas o barbacoas del verano. Se trata de esta Brochetas de verduras y lomo adobado de cerdo. Si echáis imaginación y combináis verduras que os gusten u otro tipo de carne, seguro que encontráis más opciones de brochetas exquisitas.

Nosotros os traemos estas hoy pero os dejamos libertad a vuestra inventiva y creatividad culinaria.

Como verduras escogemos pimiento rojo, champiñones y calabacín. Como carne escogemos lomo adobado de cerdo.

Ingredientes:

  • Un pimiento rojo
  • Un calabacín
  • Una docena de champiñones medianos
  • Un trozo de cinta de lomo de cerdo de unos 600 gramos
  • Pimentón
  • Ajo
  • Aceite
  • Sal
  • Perejil
  • Vino blanco
  • Pimienta blanca

Elaboración

Lo primero de todo es preparar la carne y su adobo. Os recomendamos dejarla entre 12 y 24 horas antes de montar las brochetas. Cortamos el lomo en trozos cuadrados o rectangulares que estén limpios de grasa. Los salamos y los ponemos en un bol en el que pondremos ajo muy picado, una pizca de pimienta blanca, un poquito de perejil muy picado, medio vaso de vino blanco, una cucharada de pimentón (dulce o picante al gusto) y una cucharada amplia de aceite. Revolvemos todo y lo tapamos con papel de plástico y lo metemos en la nevera.

Cuando vayamos a preparar las brochetas sacamos la carne y la escurrimos. Iremos introduciendo los ingredientes en la brocheta de forma alterna. Pimiento rojo cortado en trozos, calabacín en rodajas y champiñones en láminas de un centímetro de grosor. Para estos últimos es mejor cortarlos por la zona central.

Solo nos queda ya poner la parrilla y pasarlos a nuestro gusto sin que se nos quemen.

Categorías
Recetas Verduras

Ensalada mil colores

Ensalada mil colores

Hoy os traemos una propuesta de ensalada para este verano que esperamos que os guste. Se trata de esta Ensalada mil colores, dado que el colorido está presente por todas partes como podéis ver. Veréis que no será por ingredientes, con lo cual, si hay alguno que no os guste, se puede cambiar por otro.

Vamos a ver los ingredientes que añadimos en esta ocasión a nuestra ensalada y ver como es de sencilla. Sin duda os va a encantar.

  • Lechuga
  • Tomate
  • Maíz
  • Cebolla
  • Pimientos rojos
  • Remolacha
  • Atún
  • Anchoas
  • Zanahoria
  • Apio
  • Queso
  • Aceitunas negras y verdes
  • Vinagre de vino de Jerez
  • Aceite de oliva
  • Sal

Ensalada mil colores

Elaboración

Véis que hemos dispuestos los ingredientes de tal manera que los podáis ver casi todos de forma sencilla.

Se cortan las hojas de lechuga y se ponen en la base. A un lado se ponen las rodajas de tomates. Encima de ellos se pone la cebolla cortada en aros muy finos. Al otro lado la zanahoria, la remolacha y el apio tallado.

Se echa el atún (una latita) por encima de la lechuga y el tomate. A continuación se pica el queso en taquitos de tamaño similar al maíz y se esparcen ambos por encima de toda la ensalada.

Disponemos en horizontal cinco anchoas y entre ellas alternamos aceitunas verdes y negras y ya solo nos queda aliñarla al gusto: vinagre de vino de Jerez, aceite de oliva y sal al gusto.

Ensalada mil colores

 

Categorías
Pescados Recetas

Bacalao en salsa de albariño

Bacalao en salsa de albariño

Bacalao en salsa de albariño y con una guarnición de patatitas fritas en cuadraditos. ¿Qué os parece la propuesta? Esperamos que os guste y os animéis a realizarla por que es sumamente sencilla y rica.

El bacalao es además uno de los pescados más agradecidos y con esta salsita, ni os contamos.

Vamos con los ingredientes que vamos a necesitar para elaborar esta suculenta receta para cuatro personas.

  • Cuatro lomos grandes de bacalao
  • Un vaso de vino blanco albariño
  • 150 gramos de guisantes
  • 2 patatas grandes
  • media cebolla
  • una pizca de perejil
  • un diente de ajo
  • dos cucharadas de harina
  • aceite
  • agua

Elaboración

Lo primero de todo es tener el bacalao a desalar durante al menos 48 horas. Os lo recomendamos. Cambiarlo en agua fría una vez cada 12 horas.

Lo secamos bien y le quitamos el agua que tenga. Lo pasamos en una plancha con una gota de aceite unos 3 minutos por cada lado, empezando por el lado que no tiene piel. Escurrimos y reservamos.

En una sartén cortamos las patatas en cuadraditos y las freimos hasta que estén doraditas. Escurrimos y reservamos.

Ahora vamos con la salsa. Cortamos media cebolla en tiras muy finas con ayuda de un rallador, casi transparentes para que suelten el líquido nada más echarlas en la sartén. Añadimos una pizca de perejil y un diente de ajo muy picado. Rehogamos todo y añadimos los guisantes. Revolvemos rápidamente y echamos el vaso de vino blanco albariño. Ponemos al fuego para que se reduzca. Cuando llevemos unos 4 minutos, pasamos el bacalao levemente por la harina (no es rebozado) y lo echamos en la sartén. Ponemos a fuego medio bajo. De esta forma conseguiremos que el alcohol se reduzca pero que las propiedades del vino pasen al bacalao. Si queremos que espese la salsa, podemos echarle la harina que sobro y revolvemos rápidamente para que no queden grumos.

Ya veís que es la mar de sencillo y muy pero que muy rico.

bacalao en salsa de albariño

Categorías
Recetas

Quiché de espinacas

quiche de espinacas

Hoy os traemos una de esas recetas que ayuda a meter la verdura a los pequeños de la casa de forma muy disimulada. Hablamos de este Quiché de espinacas. Como os imagináis queda abierta la lista de ingredientes para que podías incluir aquellas verduras que os parecen más interesantes o que más os gustan junto a las espinacas.

Es una forma muy rica y desenfadada de comer verduras, ideal para aquellos a los que no les entusiasma mucho esa idea.

Que vamos a necesitar para elaborar nuestro quiché:

  • 1 lamina de masa de hojaldre congelada
  • 500 gramos de espinacas (tener en cuenta que van a encoger)
  • 175 gramos de jamón cocido
  • un bote de maiz dulce
  • dos cucharadas de concentrado de tomate
  • 3 huevos
  • 1 brick de nata liquida para cocinar
  • 4 cucharadas de queso parmesano rallado
  • sal y pimienta
  • mantequilla

Elaboración

Lo primero es coger nuestra lámina de masa y extenderla bien por el molde que hayamos escogido. Estiraremos la masa bien y pincharemos con un tenedor varias veces de forma aleatoria. Precalentamos en el horno unos 5 minutos y sacamos. Hechamos dos cucharada  de concentrado de tomate como si fuera una pizza y reservamos.

En una sartén, con un poco de mantequilla, procedemos a saltear las espinacas hasta que estén bien rehogadas. Nosotros en esta ocasión hemos añadido maiz dulce, no toda la lata. Cuando estén salteadas añadimos el jamón cocido en trocitos y salteamos todo.

Echamos el contenido en un bol y las mezclamos con los huevos, la nata, y el queso. Nos reservaremos parte del queso para ponerlo en la capa superior. Salpimentamos la masa al gusto.

Ya solo nos queda echar esta mezcla encima del hojaldre y llevarla al horno que tendremos precalentado a 200 grados y dejarla alrededor de unos 30 minutos, o hasta que veamos que la masa está doradita y el relleno cuajado.

Categorías
Recetas Verduras

Pastel de espinacas

pastel de espinacas (1)

Hoy os traemos la primera colaboración de nuestra amiga Victoria del blog My Culinary Stories. Esperamos que os guste y que sea la primera de muchas más. Se trata de este espectacular pastel de espinacas que os va a encantar seguro.

Podríamos definirla también como una torta salada de espinacas. Pero da igual como la llamemos porque nos encanta igualmente.

En algunos países incluso es un desayuno. Nosotros la recomendamos como comida o cena, en ambos casos, espectacular.

Vamos con los ingredientes:

  • 250gr. harina
  • 125gr. mantequilla + 1 cucharada de mantequilla
  • 6 huevos
  • 350gr. espinacas
  • una cucharadita de hierbas provenzales
  • sal
  • pimienta negra
  • 250ml. yogurt
  • 125gr. crema agria
  • 3 cucharadas de almidón en polvo
  • 50gr. Bacon ahumado
  • 100gr. de queso parmesano
  • levadura en polvo

ingredientes

Elaboración

Para la elaboración lo primero es empezar por la masa. Mezclamos la mantequilla, con una pizca de sal y levadura en polvo. Mezclamos y añadimos la harina tamizándola y dos huevos, revolviendo todo enérgicamente. Nos deberá de quedar una masa firme pero elástica. Reservamos la masa durante dos horas.

Vamos con el relleno. Ponemos a hervir nuestras espinacas siguiendo instrucciones del fabricante si las compramos congeladas o en una olla hirviendo con agua y una pizca de sal si son naturales. Ponemos también una cucharada de mantequilla y la cucharadita de hierbas provenzales. A fuego no muy vivo cocemos todo hasta que queden muy suaves.

Echamos a continuación el yogurt, la crema agria, el almidón en polvo la pimienta y dos huevos batidos. Revolvemos todo hasta que se mezcle perfectamente.

Cogemos nuestra bandeja de horno y extendemos la masa que habíamos reservado. La metemos 5 minutos al horno a 180ºC.  Sacamos y vertemos el relleno poniendo con cuidado el bacon y el queso parmesano. Los dos huevos que nos quedan los batimos y los echamos por encima con cuidado. Se irán introduciendo en el relleno. Volvemos a meter todo al horno unos 45 minutos a 180º, bajándolo a 150º cuando falten 10 minutos.

pastel de espinacas

Categorías
Recetas

Pasta con mariscos

Pasta con mariscos (1)

Hoy os traemos esta receta, pasta con mariscos, como una alternativa sencilla a la típica paella de mariscos. Os la recomendamos porque es realmente sabrosa y estamos seguro de que os va a encantar. Muy sencilla en su elaboración y gustará a todos los de la casa, y más con el calorcito que estamos teniendo.

Nosotros hemos escogido como pasta en esta ocasión espirales de las de colores, normales y corrientes.

Vais a ver lo sencilla que se realiza y nosotros os proponemos los siguientes mariscos. Pero como es habitual en nosotros, os dejamos libertad en añadir los que más os gusten.

Ingredientes para cuatro personas de esta receta de Pasta con mariscos:

  • 300-350 gr de pata, espirales de colores
  • Dos zanahorias
  • Tres tomates maduros
  • Una cebolla
  • Un pimiento rojo
  • Tres dientes de ajo
  • 6-8 gambones
  • Un puñado de almejas
  • Una docena y media de mejillones
  • Una docena de anillas de calamar
  • Sal
  • Aceite
  • Medio vaso de vino blanco

Pasta con mariscos (2)

Elaboración

La mar de sencilla. Lo primero es poner a hacerse la pasta siguiendo instrucciones del fabricante. Por cada 100 gramos un litro de agua y 10 gramos de sal. La reservamos.

Cogemos las zanahorias y las pelamos. Limpiamos el pimiento y la cebolla. Abrimos los tomates y pelamos uno de los ajos. Echamos todo en una picadora o en el brazo picador de la turbi y lo cortamos al máximo. La idea es que queden como los trozos del tamaño de granos de arroz más o menos. Podéis ver en la foto anterior en el relleno de los mejillones el tamaño ideal.

Ponemos al fuego en una olla baja dos cucharadas de aceite y volcamos todo lo picado para que se sofría. Echamos medio vaso de vino cuando empiece a coger color y esperamos a que se reduzca.

Mientras ponemos a abrirse las almejas y los mejillones y, si queremos, podemos aprovechar parte del agua de la cocción para hacer un caldo de pescado.

Cuando el vino se reduzca, echamos las anillas de calamar. Cuando ya estén ablandándose, echamos los mejillones y las almejas abiertas y revolvemos todo. Solo nos quedan los gambones. Nosotros los hacemos en una plancha junto a los otros dos dientes de ajo y un chorrito de aceite.

Finalmente ponemos en la olla la pasta y revolvemos todo muy bien. Los gambones los ponemos encima a la hora de emplatar.

Pasta con mariscos (3)