Fuego Mágico en el Antruido de Riaño

Fuego Mágico en el Antruido de Riaño

Fuego Mágico en el Antruido de Riaño

Por Luis Mª Baile Moreno – “Zamarrón de honor 2017”

Fuego Mágico en el Antruido de Riaño

Ayer sábado 25 de febrero, un grupo de zamarrones bajaron a Riaño desde las frías y heladas montañas para despedir el invierno.

A medio día acompañados del sonido de, la chifla y el tamboril, recorrieron algunos bares de la localidad despertando el asombro de lugareños y foráneos, mientras corrían, danzaban y brincaban en candanga (jaleo, fiesta) haciendo sonar sus cencerros para ahuyentar a los malos espíritus del invierno. Mientras, sobre las trébedes de la montaña, se preparaban a fuego lento los potes del cocido de arvejos, a base de productos autóctonos de la Montaña de Riaño, el nabicol, la androja, los arvejos y carnes magras, con los que los zamarrones repusieron fuerzas para luego seguir ahuyentando el mal del invierno.

Por la tarde, al oscurecer, el Antruido formado por sus personajes como las el caballo, damas, el torero, la preñada, el oso, los zamarrones… etc. recorrieron la localidad formando gran estruendo con sus matracas y cencerros, así como el sonido de fondo de los turullos (cuernos de vaca utilizados) todo para ahuyentar los malos espíritus y energías negativas del invierno en pro de una próspera primavera.

Al finalizar se prendió una gran choza (fogata), a su alrededor danzaban los diferentes personajes a los que ni siquiera el oso (símbolo del mal) pudo detener, mientras algunos zamarrones “golpeaban” con sus zambombas (vejigas de gocho infladas) a las damas del antruido, como alegoría de fertilidad.

Al final en la choza, todas las malas energías del invierno quedaron reducidas a ceniza, símbolo de pureza para la nueva etapa que comienza, mientras se repartían frisuelos y chocolate para todos los presentes.

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.