El restaurante más antiguo del mundo es español

De algo podemos presumir a tenor de lo que aparece en el Libro Guinness de los Records, y es que podremos encontrar por Madrid si hacemos una ruta gastronómica el restaurante  más antiguo del mundo, cuya fundación data del año 1725. Estamos hablando de ‘Casa Botín’, o como muchos lo denominan ‘Botín’.

Lógicamente pasan por sus mesas a diario multitud de turistas, curiosos y famosos que quieren presumir de haber comido en el restaurante más antiguo del mundo.

Sus platos más conocidos son los deliciosos cochinillos y corderos asados al estilo castellano en su viejo horno de leña cocina sin descanso desde el día de la apertura, carnes que proceden se Segovia y Burgos respectivamente.

No obstante no nos podemos olvidar de otros platos también muy reconocidos que presenta como el solomillo y el lomo de cebón. Vemos que las carnes son su punto fuerte.

Pero pensar esto es un craso error, ya que posee de los mejores mariscos y pescados de la capital y, sobre todo, poseen un platos emblemáticos y conocidos como son las almejas ‘Botín‘, los chipirones en su tinta y la merluza a la madrileña al estilo de la casa.

Pero ser el restaurante más antiguo del mundo no implica que no se adapte a los tiempos modernos, y de hecho siempre es un restaurante que da que hablar en las diferentes ediciones de FITUR.

Muestra de esta adaptación a los cambios es que estamos ante un restaurante que posee una web con reservas online, Facebook, Twitter, un canal de Youtube y todo aquello que vaya apareciendo y vinculado a las redes sociales.

Por dentro vemos que el local está como ha sido siempre, con la azulejería y la decoración del siglo XVIII, cuando era posada.

casabotin2

Su apertura hace siglos permite que sea una referencia entre famosos y se menciones en muchas bocas importantes: desde Galdós en Fortunata y Jacinta, Hemingway en Fiesta y Muerte en la tarde y Ramón Gómez de la Serna, que le dedicó algunas de sus  Greguerías, son muchísimas las personalidades nacionales e internacionales que asiduamente visitan el restaurante y lo reflejan sus textos. «Son tantos años de historia que no dejamos de encontrar menciones y anécdotas. Las últimas han sido por parte de Michael Aaron Rockland, quien en su libro Un diplomático americano en la España de Franco habla de una visita de Martin Luther King a Botín, y María Dueñas, que nos cita en El tiempo entre costuras. Todos son comentarios elogiosos, se ve que Botín ha tenido un valor emocional para los literatos de todas las épocas. Y esa especie de tradición entre los escritores continúa».

Entre los nuevos proyectos que se plantean en Botín está el de cocinar paellas a la leña al estilo valenciano, de una calidad excepcional, con el agua traída de la zona y las verduras recién cosechadas, planteándose incluso el traer a un maestro paellero de Valencia para hacerlas de manera tradicional.

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.