Más casos de falsificación de vinos de Domaine de la Romanée-Conti

Más casos de falsificación de vinos de Domaine de la Romanée-Conti

Más casos de falsificación de vinos de Domaine de la Romanée-Conti

Más casos de falsificación de vinos de Domaine de la Romanée-Conti y Domaine Leroy. En esta ocasión ha sido un ciudadano ruso que ha sido condenado a pagar enormes multas y encarcelado por vender botellas falsificadas de vino de Borgoña.

El lunes, Aleksandr Iugov se presentó ante el Tribunal correccional de Dijon y fue condenado a cuatro años de prisión, con un período sin libertad condicional mínimo de dos años, por la venta de botellas falsas de vinos de lujo entre los que aparecían, como no vinos de Domaine de la Romanée-Conti.

La multa impuesta alcanzó los 150.000 euros por el uso fraudulento de marca. También tiene que pagar más de 550.000 euros por daños y perjuicios, incluidos alrededor de 300.000 € a  la RDC, que había reclamado 200.000 € más.

La corte fue incapaz de emitir un juicio sobre dos cómplices italianos de Iugov, puesto que ya habían sido condenados en Suiza en el año 2015 por los mismos delitos. La pareja se cree que son padre e hijo, con conexiones en la industria del vino.

El caso gira en torno a la venta de unas 400 botellas entre 2012 y 2014, que fueron etiquetados como Domaine de la Romanée-Conti y una cantidad más pequeña como Domaine Leroy Musigny.

El viñedo Romanée-Conti produce entre 5000 y 6000 botellas anuales, que después se pasan a través de una red de distribuidores exclusivos y revendidas por hasta 14.000 dólares la botella, por lo que es un objetivo atractivo para los falsificadores.

Durante el juicio, Iugov, que ya estuvo 18 meses en prisión preventiva, había afirmado que no sabía que las botellas eran falsas, y negó cualquier vínculo con los acusados ​​italianos.

Los italianos cómplices fueron condenados por un tribunal suizo y se les impuso una sentencia suspendida de 24 meses y una multa de 5.000 dólares, así como tener que pagar 440.000 dólares por daños a la RDC.

Deja un comentario