Motivos por los que el mundo online del vino español es un fracaso

Motivos por los que el mundo online del vino español es un fracaso

Motivos por los que el mundo online del vino español es un fracaso 

Motivos por los que el mundo online del vino español es un fracaso. Y cuando hablamos de fracaso es por dos circunstancias. Por un lado a que no consigue el éxito que otros sectores consiguen en el mundo online y por otro a que en absoluto este nuevo mundo online está consiguiendo levantar la caída en el consumo del vino en España.

Al igual que pasa en otros sectores, el mundo del vino, digamos bodegas, consejos reguladores y demás entidades vinculadas, realizan una serie de comportamientos que hacen que el tiempo dedicado a este mundo sea una pérdida de recursos. Muchos coinciden con otros sectores empresariales, pero otros son intrínsecos a este sector. Vamos a intentar separarlos para que cada cuál pueda poner las medidas que pueda o considere.

Motivos comunes a otros sectores

  • Considerar que el mundo online no tiene nada que ver con el mundo real. Bodegas que no han tenido políticas de marketing nunca creen que por tener perfiles sociales ya llega. El marketing online no es más que otra pata del plan global de marketing. Todas las patas tienen que ir en la misma dirección: generar marca personal de valor. Estar en el mundo 2.0 y no estar en el 1.0 es una pérdida de tiempo.
  • Confundir marketing online con publicidad de toda la vida. Piensan que un banner en un medio online es tener presencia online. Realmente no es más que la publicidad de toda la vida pero que en vez de estar en medios de papel, televisión o radio, emplea el canal de Internet como vehículo. La publicidad de toda la vida ya no funciona con el consumidor social que nace de las redes sociales.
  • Pensar que por mucho compartir se consiguen seguidores fieles. Muchas bodegas, al igual que empresas de otros sectores, creen que por tener muchos fans, seguidores o miembros en sus comunidades ya está el trabajo hecho. Publican lo qué quieren, cuándo quieren y cómo quieren y se apoyan en el gran número de seguidores para maquillar las estadísticas. No se preocupan de compartir lo que sus seguidores demandan (contenido, información,…).
  • Usar los medios online como altavoz. Es decir, limitarse a compartir y compartir de todo pero sin interactuar con los miembros de su comunidad. El nuevo clientes social quiere ser asesorado, valorado, tenido en cuenta y bien informado. No quiere notas de prensa, publicidad directa o subliminal.
  • Menospreciar el poder de Internet. Lo que lleva a muchas bodegas y otras empresas a poner su marca online en manos de alguien de la plantilla sin preparación de ningún tipo al respecto. El que alguien tenga un perfil en Facebook o Twitter, para muchas empresas ya es lo necesario para ser un Community Manager y luego pasa lo que pasa.
  • Pensar que estar en el mundo online va a solucionarme el problema de falta de ventas. No es así, el estar online es crear marca, algo lento, no sinónimo de incremento de inmediato en la cifra de ventas. Cuando muchas bodegas y empresas entran en Internet pensando que es la solución a corto plazo a sus problemas, solo hacen que perder tiempo y otra serie de recursos y, lógicamente, no aumentarán las ventas.
  • Falsos ‘influencers’. Muchas bodegas y otras empresas remiten muestras de sus productos a internautas que parece que tienen una gran influencia dentro de las redes sociales. Los grandes influencers cobran por realizar la promoción de estos productos en sus perfiles sociales. Los que no cobran lo hacen por hobby y eso acaba siendo una pérdida de recursos.

Motivos propios del sector del vino

  • Sector completamente clasista y anquilosado en base a gurús trasnochados. Esto hace que el potencial consumidor de vino se sienta completamente alejado de las recomendaciones de los expertos. Además, la edad de estos, hace muy difícil la conexión en el mundo online entre los perfiles de los gurús del vino y los consumidores jóvenes.
  • Medios online vergonzosos en cuanto a que se limitan a ser meros publicistas. Colocación de banners, publicación de notas de prensa previo pago, solamente comentar temas de bodegas que pasen por caja,…. Muchos lectores perciben en seguida el funcionamiento de estas prácticas y ven que es mera publicidad. No generan contenido original y se limitan a publicar notas de prensa, copiar a otros medios y traducir de medios internacionales .Dinero tirado.
  • La caída del consumo en España obliga a la internalización. Muchas bodegas, ante la caída de ventas, se ven obligadas a abrirse a mercados exteriores. Esto hace que gasten sus recursos en marketing en medios online internacionales dejando de lado a los nacionales, a los cuáles se les pide que publiquen sus informaciones gratuitamente. Gastan recursos en ‘publicidad’ en medios de fuera pero menosprecian a los medios de casa.
  • Pensar que tener una empresa de comunicación externa les garantiza una imagen online. Muchas bodegas, Consejos Reguladores,… tienen externalizada su comunicación a Consultoras de Comunicación. Y pagan por estos servicios. La gran mayoría de estas consultoras se limitan a realizar notas de prensa y remitirlas a medios digitales para que se las publiquen, con el agravante de que quieren que se les haga gratis. ¿Pero estas consultoras cobran a las bodegas? Entonces, ¿por qué quieren que se les publique lo que mandan gratis?
  • Tendencia a valorar más lo que llega del extranjero. Cuando una publicación extranjera visita a alguna bodega o zona vinícola española, todos los medios se hacen eco. ¿Ocurre lo mismo cuando va algún periodista o medio español a visitar alguna bodega o zona vinícola en el exterior? Aaaahh!! Que de eso en España no tenemos. Si un periódico cualquier de UK habla de un vino español, es digno de mencionarse a bombo y platillo. Si lo hace un medio español, pasa completamente desapercibido salvo que sea de una gran bodega.
  • Realmente, el 90% de los españoles conoce las bodegas de siempre. Un estudio realizado por una consultora refutada y afín a las bodegas de ‘toda la vida’, indica que el 90% de los encuestados ante la pregunta de que indiquen nombre de bodegas, ponen siempre las mismas. El mercado nacional del vino quiere estar manejado por los de siempre y pagan lo que sea por seguir en esa posición. No importa que sea publicidad, el caso es que se vea solo a ellos.
  • Confundir ‘influencers’ con dinero tirado. Que alguna bodega pague miles de euros (y muchos miles), porque una presentadora deportiva salga con un vino en la mano de su marca y creer que los que lo ven no saben que está cobrando por eso, es tirar el dinero por el retrete. Que un actor salga hablando bien de un vino y querer meterlo como ‘influencer’ cuando realmente es publicidad y de mala calidad, es una pérdida de dinero.

Consejos para mejorar le presencia online de una bodega

  • Buscar siempre profesionales en el mundo online para dejar en sus manos la imagen de nuestra marca. Lo barato sale caro, refrán español que es una gran verdad.
  • Pensar que el mundo online es una ‘pata’ más necesaria de nuestra política de marketing. Si una bodega no gasta un euro en ese ámbito ¿para que´perder el tempo en el mundo online?
  • La creación de una marca online de calidad es un trabajo a medio y largo plazo. Y un trabajo constante, día a día, interactuando con los seguidores.
  • Olvidarse de la ‘publicidad de toda la vida’. En los tiempos que corren, pagar por un banner en un medio digital es tirar el dinero.
  • Crear contenido propio de calidad. Huir de las empresas de comunicación de toda la vida y apoyarse en las consultoras de comunicación online. Muchas de estas consultoras online generan contenido para las webs/blogs de las bodegas que se comparte luego en redes sociales incrementando la imagen de calidad de la marca. Limitarse a publicar notas de prensa no incrementa la imagen, incluso la perjudica.

Motivos por los que el mundo del vino español es un fracaso online

Deja un comentario