¿Hasta cuándo una bodega puede engañar a un cliente con el nombre o la marca de un vino?

bottle-50573_640

Llevaba tiempo dándole vueltas a este artículo y creo que es el momento ideal. Sobre el mundo del vino no hay nada escrito y, sin embargo, hay todo escrito. Lo que está claro es que para gustos, colores y vinos.

Pero lo que no es más cierto es que España es un país de picaresca. Desde hace siglos muchos de los protagonistas de nuestra literatura eran pícaros, truhanes y todo tipo de personajes acostumbrados a vivir del engaño a terceros. Y eso es algo que llevamos en los genes enraizado, así estamos en la situación que estamos y explica mucho de como se nos ve desde fuera.

Y no iba a ser menos el sector del vino. No iba a estar alejado de la picaresca, porque donde se pueda ‘hacer negocio’ para ganar un duro, allí estaremos dispuestos a intentar engañar al cliente para que en vez de un duro sean dos.

Por eso hoy me realizo y os realizo esta pregunta: ¿Hasta cuándo una bodega puede engañar a un cliente con el nombre o la marca de un vino?

Veamos un ejemplo

Una bodega en el año 2014 sacó un vino joven tinto espectacular. Hablamos de un vino lógicamente de la añada 2013 que cuando lo probé, sin duda me dio la sensación de que iba a ser de los mejores jóvenes de ese año y así fue. Las guías de vinos de España así lo valoraron. Nunca había tenido esa bodega ‘X’ tanto éxito en su vino ‘Y’ desde que se abrió, hace más de dos décadas. Probé a lo largo del año 3 o 4 veces más ese vino y era francamente bueno (siempre desde mi punto humilde de vista). Pero para mi sorpresa, cuando comenzó el último trimestre del año, adquirí un par de botellas de ese vino para realizar un par de cenas y la primera que abrí me sorprendió para mal con un vino muy diferente. Pensando en que pudo ser un defecto de la botella, abrí la segunda. Por desgracia, el vino era igual de defectuoso que el de la primera botella. Dos posibles explicaciones: o una remesa mala y tuve la mala suerte de coger dos botellas defectuosas o bien, la bodega ‘X’ en su marca ‘Y’, había envasado otro vino diferente al que hacía hace unos meses. Por suerte tenía una botella en casa que había adquirido un par de meses antes y la serví y los comensales quedaron encantados.

Cual fue mi sorpresa cuando veo los 3 vinos en la mesa y me doy cuenta de que la botella que tenía en casa difería de las otras dos en un punto: debajo del tapón, en el cristal, tenía un color dorado y la que yo tenía era rojo. Por curiosidad al cabo de unos días me fui a varios supermercados y en casi todos el color de la botella en ese punto era dorado. En un supermercado encontré una con el color rojo. Adquirí una de cada color. Cuando las abrí, el parecido entre ambos vinos de la bodega ‘X’ y la marca ‘Y’ era nulo, solo eran iguales en el nombre y en que en la botella ponían añada 2013.

Decidí ir directamente a la bodega a comprar las botellas y cuando se las pedí y vi que me las daban con el color dorado les dije que no, que las quería con el color rojo.La reacción inicial del personal de la bodega fue de sorpresa, pero cuando vieron que yo me echaba a reir, el que me estaba atendiendo me dijo: ‘pues debes de ser de los pocos que se ha dado cuenta’. ¿Qué ocurría? Se les había acabado el vino de la añada del 2013 y estaban embotellando vino de la añada del 2012 con unos poquitos de ‘sulfitos’ para venderlo como el inicial. La cuestión es que nadie o muy poca gente, notó el cambio. La añada del 2014, que se vende en la actualidad, dista de ser como la del año pasado, con lo cual no han agotado existencias y sigue en el mercado sin ningún tipo de picaresca.

¿Alguien que compró el vino con picaresca reclamó, pidió que se le devolviese el dinero o hizo algo? Pues realmente no. Triunfo de la picaresca. Además, la buena fama de la añada del 2013 ha ayudado seguro a vender la del 2014, no tan buena pero si un vino aceptable.

Veamos otro ejemplo

Cierta bodega, llamémosle ‘X’ elabora una serie de vinos, desde mi punto de vista, muy aceptables. Pero en especial hay uno, llamémosle ‘Y’ que me gusta muchísimo y lo considero en un nivel por encima del resto de los que produce. Sin ir más lejos ha estado en el Salón de los Mejores Vinos de la Guía Peñín recientemente.

Desde hace años, esta bodega siempre ha tenido buenos vinos, mejores o peores añadas, ero vinos francamente buenos, y este denominado ‘Y’, en concreto muy bueno. Por circunstancias de la bodega, el enólogo que estaba hasta este año allí se ha marchado, siendo el único que sabía con toda certeza como se elaboraban los vinos. Para sustituirlo han contratado a varias personas, con una trayectoria dentro del mundo del vino bastante mediocre, que han contribuido a elaborar vinos poco destacados en las bodegas en las que trabajaban. Son buenos elaboradores de vinos mediocres, en los que la relación calidad/precio es aceptable, pero nunca han elaborado vinos que destaquen por la calidad y que se compran con independencia del precio como era el caso del vino ‘Y’ que os comentaba que me gusta.

Me consta que esa bodega está en la actualidad sacar el mismo vino ‘Y’, pero la cosa no sale y dista mucho de ser el vino de añadas anteriores.

¿Qué duda me surge a mi en cuánto a la picaresca española? Opción uno, de lo más pícara. Embotellarán el nuevo vino y lo denominarán ‘Y’. Con clientes fieles, se comenzará a vender igual que la añada anterior y si alguno protesta, se puede recurrir a lo de que ‘la añada no ha sido tan buena como la anterior’ o, simplemente, que ha ‘había problemas en una partida que se ha embotellado’. Opción dos, dejar de hacer ese vino ‘Y’ y sacar al mercado otro con el nombre ‘Z’ y que la gente lo valore como lo que es, un vino diferente al de la añada anterior.

¿Qué pensaréis que ocurrirá? Tras años para conseguir una imagen de marca de calidad en el vino ‘Y’, ¿creéis que la van a tirar por la borda sacando un vino ‘Z’ y dejando de hacer el ‘Y’?

La respuesta la tendremos en menos de 6 meses en el mercado y prometo hacer la segunda parte de este artículo y decir cual ha sido.

 

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.