Cómo hacer salsa barbacoa en casa

salsa barbacoa

Aunque se acaba el verano, muchos sois los que durante todo el año hacéis platos en los que empleáis esta salsa, con lo cual hoy os dejamos esta receta de cómo hacer salsa barbacoa en casa, que siempre será mejor que el tener que comprarla, ya que así por lo menos conoceremos todos los ingredientes que lleva.

Acompañamiento ideal de carnes asadas, incluso para todo tipo de alimentos que se hagan a la brasa, fue inventada en 1829 y tradicionalmente ha sido una salsa empleada en las costillas y en el pollo asado. En raras ocasiones se emplea como salsa para mojar ingredientes fritos, en algunas ocasiones es reemplazo de la salsa de tomate en las pizzas.

Las salsas barbacoa se pueden encontrar en una amplia gama de sabores entre ácidas y dulces.

Os dejamos a continuación nuestra versión de cómo hacer salsa barbacoa en casa de una forma rçapida y sencilla y que nos quede muy buena.

Ingredientes para unos 300 ml de salsa:

  • 5 kg de tomates pera maduros
  • 4 dientes de ajo pelados
  • 4 cucharadas de miel de caña colmadas
  • 1 cucharada de vinagre
  • 1 vaso de vino tinto 250 ml
  • 400 ml de agua
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • tomillo
  • orégano
  • pimienta negra
  • sal

Lo primero que haremos es poner a hervir en una olla grande nuestros tomates, que habremos lavado retirándoles la parte del tallo, y los escaldamos entre unos 20-30 segundos o bien cuando veamos que la piel se empieza a separar de los tomates. Los retiramos de la olla y los ponemos en un bol con agua fría y así cortar la cocción. Los pelamos y cortamos en gajos retirando las pepitas que encontremos, cortando el resto del tomate en cubitos.

Por otro lado, en una cazuela al fuego añadimos el aceite de oliva y los dientes de ajo enteros pelados y cuando veamos que se empiezan a dorar, echamos el tomate y lo sofreimos a fuego fuerte sin parar de remover. Se irá deshaciendo y quedará en forma de puré. Probamos y salpimentaremos si hace falta. Añadimos el orégano y el tomillo y seguimos rehogando para que coja un color rojo muy oscuro, que será el momento el que que pongamos el vinagre y el vino tinto y dejaremos que reduzca hasta volver a quedarnos con la pulpa del tomate. Ahí añadimos la miel mezclando todo muy bien y cubrimos con el agua, dejándolo en la olla hasta que rompa a hervir, momento en que bajaremos el fuego al medio cociendo unos 10 minutos. Probamos y rectificamos de sal y pimienta si hace falta.

Con la ayuda de un chino colamos la salsa y ya la podemos usar o envasarla.

En este momento podemos servir la salsa, guardarla para futuras ocasiones, envasarla o usarla para cocinar.

Sergiorecetas interior

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.