Flor de Pingus 2011

Flor de Pingus 2011

Flor de Pingus 2011, es un vino de la D.O. Ribera del Duero elaborado por Dominio de Pingus, que tiene detrás de su elaboración al famoso enólogo Peter Sisseck, lo que ya anticipa que estamos delante de un estupendo vino.

Esta pequeña bodega por el nivel de producción que tiene  con respecto a las grandes de esta zona tiene varios secretos en la elaboración de este y sus otros vinos: viñas viejas de Tinto Fino que se cultivan en tan sólo cinco hectáreas y en una muy controlada selección. El despalillado se realiza manual y pacientemente, desgranando las uvas más maduras de cada racimo para dar paso a una fermentación completamente natural lo que permite mantener mejor la pigmentación y que el vino conserve su aroma y sabor afrutado.

Los vinos de esta bodega suelen quedar reposando entre 20 y 23 meses sin trasegar, hasta un mes antes del embotellado, cuando se eliminan las lías para que el vino quede completamente limpio. Tampoco se filtra ni clarificada, para respetar al máximo sus cualidades naturales. En concreto, Flor de Pingus, ha pasado por una crianza de 14 meses en barrica de roble francés.

En vista nos encontramos con un vino que nos presenta un color cereza con borde granate.  Capa alta, limpio, brillante y lágrima fina, densa y tintada.

En nariz posee aromas a fruta madura, como ciruelas o frambuesas. Toques de torrefactos, tostados. Especiado por el paso por barrica con notas a tomillo, romero, pino, cedro y elegantes tostados, perfumado y elegante.

En boca es sin duda un vino de entrada potente. En el paso se suaviza y se muestra elegante y redondo. Se perciben importantes sabores a fruta madura y están las especies presentes. Final persistente y largo.

Deseando catar Flor de Pingus 2008, Flor de Pingus 2009 y Flor de Pingus 2010 y entre las posteriores, Flor de Pingus 2012Flor de Pingus 2015

IMG_20141204_134411-1

Flor de Pingus 2011

Flor de Pingus 2011, es un vino de la D.O. Ribera del Duero elaborado por Dominio de Pingus, que tiene detrás de su elaboración al famoso enólogo Peter Sisseck, lo que ya anticipa que estamos delante de un estupendo vino.

Esta pequeña bodega por el nivel de producción que tiene  con respecto a las grandes de esta zona tiene varios secretos en la elaboración de este y sus otros vinos: viñas viejas de Tinto Fino que se cultivan en tan sólo cinco hectáreas y en una muy controlada selección. El despalillado se realiza manual y pacientemente, desgranando las uvas más maduras de cada racimo para dar paso a una fermentación completamente natural lo que permite mantener mejor la pigmentación y que el vino conserve su aroma y sabor afrutado.

Los vinos de esta bodega suelen quedar reposando entre 20 y 23 meses sin trasegar, hasta un mes antes del embotellado, cuando se eliminan las lías para que el vino quede completamente limpio. Tampoco se filtra ni clarificada, para respetar al máximo sus cualidades naturales. En concreto, Flor de Pingus, ha pasado por una crianza de 14 meses en barrica de roble francés.

En vista nos encontramos con un vino que nos presenta un color cereza con borde granate.  Capa alta, limpio, brillante y lágrima fina, densa y tintada.

En nariz posee aromas a fruta madura, como ciruelas o frambuesas. Toques de torrefactos, tostados. Especiado por el paso por barrica con notas a tomillo, romero, pino, cedro y elegantes tostados, perfumado y elegante.

En boca es sin duda un vino de entrada potente. En el paso se suaviza y se muestra elegante y redondo. Se perciben importantes sabores a fruta madura y están las especies presentes. Final persistente y largo.

IMG_20141204_134411-1

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.