Caso Isabel Carrasco: Prisión sin fianza para la policía que entregó el arma del asesinato 1

Caso Isabel Carrasco: Prisión sin fianza para la policía que entregó el arma del asesinato

Caso Isabel Carrasco: Prisión sin fianza para la policía que entregó el arma del asesinato, acusada de homicidio, tenencia de armas y atentado contra la autoridad.

La juez de instrucción número 4 de León ha decretado prisión sin fianza para la policía Raquel Gago, que entregó el arma con la que supuestamente asesinaron a la presidenta de la Diputación de León y del PP de la comunidad, Isabel Carrasco.

Gago, de 41 años, está acusada de homicidio, tenencia ilícita de armas y atentado contra la autoridad, los mismos delitos que imputan a Montserrat González, de 55 años, y su hija, Triana Martínez, de 35 años, la madre y la hija detenidas por el asesinato de Carrasco.

La policía ha mantenido su versión de los hechos pero ha incurrido en numerosas contradicciones en sus respuesta a la juez que la ha interrogado.

Raquel Gago contó en un primer momento que el arma, un revólver de la marca Taurus que tiene el número de serie borrado y al que le faltan tres de sus seis cartuchos, se la entregaron las sospechosas dentro de un bolso y que ella no miró lo que contenía.

La juez ha pedido interrogar a otros policías de León para corroborar la versión que Gago dio de los hechos. Asimismo están analizandolas lecturas del GPS de su vehículo patrulla para ver qué movimientos hizo después del asesinato de Isabel Carrasco.

La detenida será conducida a la prisión de la localidad de Mansilla de las Mulas, donde se encuentran las otras dos detenidas por el caso. La acusada, que se encontraba imputada, pero en libertad hasta este momento, fue llamada a declarar por la juez este viernes a las 13.00 horas, y ha permanecido en los Juzgados de Sáez de Miera hasta pasadas las 18.00 horas.

Según pudo saber EL MUNDO, Raquel Gago se incorporó a su puesto de trabajo con normalidad el día después del crimen e incluso participó en el dispositivo de seguridad que se estableció en el tanatorio donde estaba Carrasco.

De momento la asesina confesa de la presidenta de la Diputación es Montserrat González, que declaró haber disparado contra ella por «venganza» e «inquina personal».

Fuente elMundo


Publicado

en

,

por