¿Hay sexismo en el mundo del vino?

girl-791651_960_720

La respuesta adecuada a tenor de lo que se perciben en el mercado es ‘que depende’. Y no es porque sea gallego, sino porque las diferentes situaciones que nos encontramos en el mercado actual del vino, hacen considerar que en determinados casos si que hay sexismo en el mundo del vino en cuanto a la relación de vino y mujer.

¿Puede una mujer catar cualquier tipo de vino? Por su puesto, faltaría más. Es más, conozco a muchos mujeres estupendas enólogas, catadoras, sumilleres y críticas de vino que están por encima de muchos hombres en conocimientos y saber hacer dentro del mundo del vino. No en vano el saber de vinos es un ejercicio de práctica en el sentido de que mientras más vinos se prueban, mejor agudizados tendrás los sentidos para catar, y eso es igual en el hombre y en la mujer.

Pero sin embargo se ha extendido el estereotipo de ‘vinos para mujeres’ a un tipo de estos que se caracterizan por ser de menor contenido en alcohol, más tirando a los espumosos, frescos en boca y más bien blancos o rosados que tintos. Estos vinos se consideran los favoritos de las mujeres y por ende se extienden a su definición de ‘vinos de mujeres’. Pero estamos completamente convencidos que esto es más una estrategia de marketing que un contenido sustentado en bases reales.

Físicamente, el peso del hombre es generalmente mayor al de la mujer, con lo cual, por propia constitución hace que la misma cantidad de alcohol afecte antes a una mujer que a un hombre. Pero lo mismo podríamos decir de un hombre de poco peso. En ambos casos no impide que se pueda beber el vino que uno quiera y que más nos guste, tenga la graduación alcohólica que tenga.

En ese sentido si que hay sexismo en el mundo del vino porque se identifica a una serie de vinos como los mejores para las mujeres ya que al tener menos alcohol les afecta menos este en el organismo. Pero eso no quiere decir que una mujer no prefiera, le guste o pueda probar otro tipo de vino de mayor graduación.

Incluso podemos ver que a muchos hombres también les gustan los vinos con poco alcohol.

Con lo cual deducimos que los gustos de cada uno, sea hombre o mujer, dependerá de su relación personal con el vino a lo largo de su vida, desde cuando empezaron a beber vino, con que frecuencia, si ha probado muchos tipos,…, todo aquello que lo hace único como consumidor de vino. Esta idea por lo tanto que nosotros consideramos, estaría completamente en contra de que ‘hay vinos para mujeres’.

Y nos negamos a creer que las bodegas elaboran vinos para mujeres y para hombres de forma separada. Las bodegas elaboran vinos y luego los comercializan, pero se han dado cuanta de que ‘con el marketing adecuado’ y empleando etiquetas como ‘vinos para mujeres’, pueden llegar a segmentos de población y nichos de mercado con menos competencia. Pero por eso no son ‘vinos para mujeres’, sino que son vinos con menos graduación alcohólica que los pueden beber cualquiera, ya sea hombre o mujer.

A modo de conclusión, no creemos que haya sexismo a la hora de elaborar un vino pero si a la hora del marketing para comercializarlo.

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.