Salteado de ternera con pimientos

Hoy os dejamos esta receta que en parte es una variante de una que hacemos en ocasiones como es el pollo en salsa terayaki a la cual le hemos decidido añadir patatas fritas en cuadrados porque siempre animan a los más peques a comer su plato, algo que siempre es interesante.

Hemos realizado este salteado de ternera con pimientos y patatas incluyendo algún paso de la salsa que solemos hacer para el pollo, como ya os dijimos antes, aunque la textura de amas carnes difieren sustancialmente, por eso los tiempos de preparación son más largos en la ternera que en el pollo.

Veamos que hemos cogido, aunque admite variantes y añadir ingredientes. De hecho, dependiendo de los ingredientes que le pongamos, pasa de ser una cocina más española a una más asiática. Calabacines, brócoli, …, que serían más nuestros, pero admiten tallos de bambú y elementos similares que tiran más hacia cocinas orientales.

  • 600 gramos de carne para guisar de ternera
  • un pimiento rojo
  • un pimiento verde
  • una cebolla mediana, mejor de las dulces
  • 4 patatas medianas
  • salsa de soja
  • romero
  • tomillo
  • albahaca
  • sal
  • aceite

Salteado de ternera con pimientos

Tranquilos que las especies que usamos son para preparar el adobo de la carne y son cantidades muy pequeñas y molidas, no hay que ir a ningún sitio especial a comprarlas ya que están en cualquier supermercado.

Cortamos la carne en cuadrados y le quitamos toda la grasa que podamos. Podemos pedir carne para guisar en la carnicería y si podemos, mejor solomillo, pero claro, eso es otro cantar.

Cortamos la carne y la salamos, echamos romero, tomillo, y albahaca. Reservamos para que la carne se impregne bien.

Cortamos los pimientos en rectángulos, no en tiras como hacemos otras veces. La cebolla en aros o trozos como los pimientos, como más os guste.

Cortamos en cubos las patatas.

Elaboración:

Ponemos sartén al fuego con aceite muy caliente y comenzamos echando los pimientos y la cebolla (si echásemos calabacín o cualquier otra cosa tendremos cuidado no vaya a ser que se nos hagan antes y se nos quemen). Bajamos el fuego y empezamos a echar la carne. A fuego medio porque lo que queremos es que se nos haga bien y no solo por fuera y llevemos una sorpresa.

Cuando veamos que se está haciendo, añadimos una cucharada de salsa de soja y revolvemos. Tras un minuto le damos fuego vivo porque la idea es que coja el color dorado la carne lo antes posible, ese color tostado que la hace tan apetecible. Cuando cojan el color que véis en la foto, lo sacamos y escurrimos.

Echamos las patatas en cubos y las freimos en ese aceite, añadiendo algo más si hace falta, Cuando estén hechas las sacamos y escurrimos. juntamos todo y ya veís como queda. Incluso podéis hacer una brocheta con ellas.

Trucos: un par de ellos. Cortar las patatas y la carne de tamaños similares no hacer variaciones, queremos evitar que salgan trozos más hechos unos que otros. Cuando echamos la soja, primero revolvemos a fuego lento y al cabo de un minuto a fuego vivo. No echarla al fuego vivo porque no hará que nos quede el colorcito en la carne que tanto gusta.

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.