Escapada gastronómico turística al Camino de Santiago, O Cebreiro 2

Escapada gastronómico turística al Camino de Santiago, O Cebreiro

Cuando el peregrino va entra en Galicia, al pasar Villafranca del Bierzo, sabe que le queda una jornada intensa que es la de subir a Piedrafita do Cebreiro, justo lo que separa Galicia de León, una altitud de 1.099 metros lo que debería de ser la última ascensión antes de llegar a Santiago. Pero lo que no se imagina es que nada más entrar en Piedrafita, y tras recibirles la estatua del peregrino que hay a la entrada, la flecha del Camino de Santiago indica que hay que girar a la izquierda y comenzar lo que parece una pequeña ascensión. Nada más lejos de la realidad ya que en poco más de 4 kilómetros hay que ascender hasta O Cebreiro, situado a 1.300 metros.

Aquí el peregrino se encontrará con el complejo turístico de O Cebreiro donde podrá disfrutar de las vistas que arroja, de un lado, todas las montañas de la provincia de León y del otro lado todas las montañas de la Provincia de Lugo. Francamente espectacular.

Pero en O Cebreiro hay más cosas. Una es la arquitectura tradicional gallega y otra la gastronomía, o sea, la cocina galega tradicional. Aparte del albergue de los peregrinos, todo está relacionado con la hostelería, mesones, hostales, hotel rural, tiendas para recuerdos de peregrinos,  pallozas habilitadas como mesones o cafés y todos con el elemento común de la arquitectura gallega de la piedra en las paredes como elemento característico.

Restauradas a la antigua usanza hacen las gozadas de cualquier peregrino que pase por aquí. Unido a las vistas y a la gastronomía la convierten en una de las etapas del Camino de Santiago más duras pero a la vez más apetecibles.

En cuanto a la gastronomía, el visitante podrá encontrar 4 o 5 mesones-hostales entre los que no sabríamos bien por cual diferenciar como mejor ya que todos ofrecen productos de la cocina tradicional galega. Pulpo con cachelos (patatas), caldo gallego, cocido gallego con su sopa, churrasco,…., y como no podía ser de otra forma, con la tarta de almendra de Santiago y con el postre del queso denominación Cebreiro acompañado de su membrillo casero.

Francamente, si el visitante o el peregrino viene famélico, aquí podrá recuperarse enseguida. Desde menús del día, pasando por encargos que se le pueden hacer un día antes, hasta menús de carta, todo está francamente bueno y, para el peregrino, rico en las calorías que ha perdido en el viaje antes de llegar.

Mirar que espectacular forma de anunciar los platos del menú:

Francamente, el que ha hecho el Camino de Santiago por el lado francés, nunca se olvidará de esta parada, ni por sus vistas, ni por su encanto ancestral ni por su gastronomía.

Montañas de León
Montañas de Lugo


Publicado

en

, ,

por

Etiquetas: