Fabada al 'estilo asturiano' 2

Fabada al ‘estilo asturiano’

Y ponemos al ‘estilo asturiano’, porque estrictamente le faltan cosillas para ser una fabada asturiana y se que los perfeccionistas nos pueden criticar, pero nada más lejos de nuestra intención de compararla con una fabada asturiana con todas las de la ley. No obstante, para aquellos que tengáis poco tiempo, esta fabada al ‘estilo asturiano’ que os proponemos puede que os ayude a matar el gusanillo.

Hemos de decir, eso sí, que todos los ingredientes principales han sido traídos de Asturias, porque sin las ‘fabas’ asturianas, nunca se le podría llamar fabada asturiana o ‘al estilo asturiano’.

Hemos empleado 600 gramos de fabas de las que hay que dejar en remojo la noche antes y cuando hemos ido a por ellas abultaban el doble, algo que las caracteriza mucho.

Vamos a ver los ingredientes que hemos empleado y entre los cuales faltan los que la harían una verdadera fabada:

  • 600 gramos de fabas asturianas
  • 275 gr de panceta
  • 2 chorizos
  • 1 morcilla asturiana
  • una cebolla
  • un diente de ajo
  • pimentón dulce
  • harina
  • aceite
  • sal
  • agua

Lo primero es poner en remojo las alubias la noche antes. Si la panceta es curada y, presumiblemente salada, la dejaremos también a desalar la noche antes.

Cogemos la cebolla y la pelamos y la echamos tal cual en la olla. Colocamos los dos chorizos y la morcilla. Echamos las fabas que tuvimos a remojo previamente escurridas. y cubrimos de agua el conjunto. Ponemos a fuego vivo hasta que rompa a hervir, momento en el cual bajaremos el fuego a muy poca potencia y ya está lo complicado, a dejar cocerlas.

El truco está en que se hagan a fuego lento.

Cuando veamos que las fabas están hechas, no demasiado blandas, sacamos unas cuantas con parte del caldo que hay en la pota y se meten en un vaso de turbi ya que las vamos a triturar.

Sacamos los chorizos, la morcilla y la panceta de la olla, la troceamos y la volvemos a añadir y echamos encima la salsa del vaso de la turbi que hará que nuestra fabada tenga consistencia y no salga tan líquida. Si quieres espesarla más y darle un toque de sabor, corta un ajo en láminas en una sartén con aceite y, cuando se empiece a dorar, hecha una cucharadita de pimentón dulce y una cucharada de harina. Revolvemos rápido y se lo echamos a la olla.

Este es el resultado en ese momento previamente a cortar la carne:

Cuando se mezcle todo se vuelve a poner al fuego revolviendo para que se mezcle bien y a los 10 minutos se retira del fuego y se deja reposar. Servir calentito. Secreto, al día siguiente está más bueno que en el día.

No es una fabada asturiana al completo (falta cosillas como las manitas de cerdo), pero es una rica aproximación.


Publicado

en

, ,

por

Etiquetas: