Qué decir para que se crean que entiendes de vino 2

Qué decir para que se crean que entiendes de vino

Qué decir para que se crean que entiendes de vino. Este había sido un artículo fenomenal para antes de Navidades, con esas cenas y comidas llenas de gente y familia, donde siempre tienes al cuñado ‘entendido’ que te quiere dejar mal. Con estos consejos la imagen de experto en vinos estaría garantizada.

Eso si, creemos más que obvio decir que lo primero que tenéis que hacer es mirar quien os rodea ya que puede que en vez de entendidos paséis por justamente lo contrario, con lo cual el ambiente de risas estará completamente garantizado. No os limitéis a leer lo que pone detrás de las etiquetas porque si os pillan tampoco quedaréis muy bien.

Si eres de los que empleas gaseosa para mezclar con el vino, excusas de decir mucho más porque no te creerán. El ‘tinto de verano’ no suele sel un gran amigo de los grandes conocedores del vino.

Veamos qué decir para que se crean que entiendes de vino y no mueras en el intento:

  • Esta añada resulta mejor/peor/distinta que la anterior. Probablemente no sepas ni lo que significa añada, pero sin duda darás la sensación de que ya llevas tiempo conociendo los vinos y eres capaz de diferenciarlos más allá de si los mezclas o no con gaseosa.
  • La torrefacción no me deja percibir bien la fruta. Ya se, no te has enterado de nada. Es habitual en muchos vinos que los aromas de humo y tostado (la torrefacción) escondan de verdad la fruta roja. Salvo que el vino sea joven, decir esto te dejará como un auténtico sumiller.
  • En este vino destaca su prefermentación con nieve carbónica. Eso sí, dí esta frase  sigue comiendo, la gente solo se mirará una a la otra y, con toda probabilidad asientan con la cabeza o incluso, algún osado, podrá afirmártelo de viva voz. Es la técnica empleada para hacer grandes vinos en poco tiempo: al momento de empezar la molienda de la uva, se le agrega hielo seco en forma de espuma (la famosa nieve carbónica) que la enfría y protege de las oxidaciones. Luego se los deja reposar uno o dos días, y así se realzan los aromas y se beneficia el color del vino.
  • Este vino procede de viñedos de excelente canopia. ¡¡Ahi va lo que has dicho!! Eso lo pensará más de uno. Incluso alguno te puede decir: ‘sin insultar’. La canopia es la relación entre la superficie de hojas y cantidad de racimos de cuyo equilibrio se consiguen grandes vinos.
  • Este vino pasó por este vino pasó por piletas de mampostería. Ya está ‘de mode’ las piletas de acero inoxidable y hay bodegas que vuelven a lo antiguo o ‘retro’, cubas de hormigón armado, lo que en delicado sería mampostería. Si a otros les huele o sabe a tabaco, abedul,…, ¿por qué a ti no te puede saber a cemento?
  • Qué buenas piracinas las de este Cabernet. ¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza con una palabra en femenino, en plural y que desconoces el significado? Pues eso no es. Son el grupo aromático que destaca al Cabernet Sauvignon, responsable de su carácter de morrón verde tan ponderado por la crítica cuando aparece. Solo dilo si lo que bebes es un cabernet, no metas a pata.
  • Sin duda barrica de roble americano. Hombre, si tu lo dices te creerán, pero muchos son lo que ni roble, ni abeto ni pino…, vamos, que no saben ni que van en barricas los vinos de crianza.
  • Los taninos están bien conformados y estructurados. No se yo si alucinarán más con los taninos o con lo de conformados y estructurados. El caso es que quedarás como un experto y nadie de los presentes tendrá valor a darte réplica. Son ciertas sustancias orgánicas que servían para convertir a las pieles crudas de animales en cuero, proceso conocido en inglés como tanning («curtido» en español).  Los taninos tienen un ligero olor característico, sabor amargo y astringente, y su color va desde el amarillo hasta el castaño oscuro.
  • Cuando des un trago ponle adjetivos al vino de cualquier tipo: compacto, sobrio, untuoso, embalsamador,…, o incluso puedes decir ‘este vino necesita oxigenarse y abrirse más’,…. , no sabes ni tú lo que estás diciendo pero como esto de los vinos es cosa de opiniones, nadie te lo va a discutir y quedarás siempre como un entendido.
  • Capa media alta, lágrima densa pero fluida, trasluce unos ribetes violáceos (si es un vino tinto, no blanco!!!)….. Todo eso dilo moviendo la copa en la mano y mirandola fijamente. Verás como todos cogen la copa la menean igual que tú y te dan la razón.

Eso sí, todas estas recomendaciones, frases y expresiones deberás de realizarlas con cara interesante, en tono señorial, casi solemne y tras decirlas seguir como si contigo no fuese la cosa. El arte está no solo en quedar como un entendido con lo que se dice, sino parecerlo porque nadie te pueda dar derecho a réplica.

Parte de los consejos vistos en Taringa y otros cosecha propia (nunca mejor dicho).

Publicado

en

por

Etiquetas: