Catando vinos de Ximénez-Spinola

ximenez_spinola_exceptional_harvest

Hoy nos adentramos dentro del mundo de los vinos del sur, en concreto los vinos de esta bodega, Ximénez-Spínola, donde los Pedro Ximenez, vinos dulces, son un claro exponente del buen hacer de esta pequeña bodega tradicional.

Entre los vinos que nos hemos encontrado en esta cata tenemos primeramente este Ximénez-Spínola Old Harvest, un “blend” jerezano es el resultado de una cuidadosa mezcla entre las soleras 1918 (Pedro Ximénez de pasas) y 1964 (Pedro Ximénez de crianza oxidativa).

Un vino color ambar oscuro, brillante, glicérido, intenso en nariz, con notas claras de crianza y toques de madera y roble. En boca es un vino potente , equilibrado, intenso con notas ahumadas y torrefactas.

 

IMG_20151013_134131-1

El segundo vino que catamos ha sido el Ximénez-Spínola Brandy Criaderas – Diez Mil Botellas, un Liquor de Brandy destilado de puro vino, extraído de uvas 100% Pedro Ximénez, procedente de soleras de 1948. Estas soleras estaban destinadas al consumo propio de la familia, hasta que en el año 2008 el consejo familiar decidió autorizar la venta de una saca anual de 3000 botellas. Cada botella esta numerada y autentificada con la firma del presidente del consejo y exhiben las siglas de calificación de vejez: D.P.X.O. (Destilatum Petrus Ximenibus Optimum).

Un vino color ámbar oscuro, tirando a caoba y con aspecto pálido. En nariz toques de frutas pasificadas, maderas nobles y especias como tabaco. En boca un vino redondo, aterciopelado, con notas de crianza y madera y un final largo y persistente.

 

IMG_20151013_134122-1

En tercer lugar hemos catado el vino Ximénez-Spínola Pedro Ximenez, un vino elaborado con varietal Pedro Ximénez en la DO Jerez-Manzanilla.

Una vez que el vino llega a la bodega, empieza a desarrollar “vida propia” dentro del tradicional sistema de criaderas y solera propio del marco de Jerez. Este peculiar método de crianza, no es más que un continuo “blended”, de vinos de diversas edades que van descendiendo peldaños dentro de una estructura escalonada en la que disponemos nuestras barricas de roble americano. Debe catarse a una temperatura aproximada a los 14º.

Se observa cómo los aromas torrefactos están plenamente integrados con el recuerdo de las uvas pasificadas. Luego se muestra intensamente dulce y aterciopelado al paladar, con una sutil nota amarga, propia de sus años en contacto con la madera. Aunque sea frecuente como vino de postre, los primeros sorbos deben tomarse solos, para apreciarlo en plenitud sin alterar su bouquet. El color caoba de nuestro vino, se adquiere, en parte, mediante la pasificación por exposición al sol, a la que nosotros llamamos “soleo” y en parte por la oxidación en la barrica.

 

IMG_20151013_134103-1

Finalmente catamos el vino Ximénez-Spínola PX Añada 2013, también de la DO Jerez-Manzanilla y monovarietal Pedro Ximénez en botella de 0,37 L. Envejecido en barricas de roble americano.

Embotellado dentro de la Denominación Específica Propia de Ximénez-Spínola, “Vino Varietal 100% Pedro Ximénez”.

Un vino que a la vista es color ámbar, intenso y muy limpio y brillate, con un claro toque glicérido. En nariz es un vino muy varietal con uva madura y uva pasificada, y toques a más frutas pasificadas. En boca tiene una entrada fresca, con un paso aterciopelado y con una acidez bien integrada. Clara presencia de fruta pasificada con toques a dátiles, higos secos y uva pasa.

 

IMG_20151013_134127-1

Deja un comentario